En las redes sociales trascendió un vídeo de un empleado del Hospital Escuela de Tegucigalpa, capital de Honduras, donde el hombre aparece llorando al revelar lo que ocurre con los pacientes de covid-19.

En el clip, se puede al hombre desbordado en lágrimas y manifiesta "¿cómo quieren que no llore, cómo? Yo tengo sentimientos".

Posteriormente, el empleado de la morgue del centro asistencial, según confirmó TN5 Matutino, manifiesta que, "los médicos solo están esperando que las personas se mueran".

Lea también: Vídeo muestra dramática saturación de sala para pacientes covid-19 en el IHSS de Tegucigalpa

Además, asegura que las actas de defunción son solicitadas antes que las personas mueran, ya que no hay nada más que hacer con los pacientes que se encuentran en agonía.

https://youtu.be/Hfyl4NTDC1U

El hombre aparece en el vídeo agitado y lleno de sudor ante el turno que él señala que ha sido arduo ante el "alto número de fallecidos".

Por otro lado, recomienda a los miembros del sindicato del Hospital Escuela, a que "no lleven a sus familiares a él, si tienen dinero para comprarle un tanque de oxigeno, mejor háganlo", manifestó.

Hasta el momento, se desconoce la identidad del joven.

https://www.facebook.com/RADIONOTICIASFMOFICIAL/videos/555298005144460/

Esta no es la primera vez que se realizan este tipo de denuncias, hace unas semanas trascendió un dramático audio de un médica internista que denunció la falta de oxígeno en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) para los pacientes con covid-19.

En el audio, la mujer no puede evitar romper en llanto ante las escenas que ha vivido durante sus turnos en la primera línea de batalla contra el covid-19.

Las autoridades de ese centro asistencial, explicaron en TN5 Estelar que, no se trata de problemas de oxígeno si no problemas con los manómetros, instrumento utilizado para suministrarlo.

Asesinan a paciente con covid-19

El 29 de mayo, en el Hospital San Felipe de Tegucigalpa, un hombre, paciente de covid-19, fue estrangulado por otro paciente que estaba en la misma sala del centro.

La víctimas fue identificada como José Ferrufino de 51 años, quien había llegado al país tras haber sido deportado de Estados Unidos.

Vea: Vídeo: Supuesto sicario hondureño confiesa sus crímenes antes de ser decapitado en Siguatepeque