El nuevo gobierno de Xiomara Castro, electa para el periodo 2022-2026, heredará las profundas crisis financieras en que se encuentra la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) y la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones (Hondutel).

Lo anterior es debido a que fracasaron los planes de rescate de dichas entidades públicas durante la gestión del presidente Juan Orlando Hernández (2018-2022).

En el caso de la ENEE, muestra un pasivo cercano a los 90 mil millones de lempiras y Hondutel registra un conjunto de deudas y obligaciones por el orden de los 4,700 millones hasta noviembre pasado.

Déficit

Hasta octubre de 2021, la ENEE tenía un déficit acumulado de 63,000 millones de lempiras y un pasivo total de 87,000 millones de lempiras, frente a 79,000 millones acumulados entre enero y octubre de 2020.

Esto se traduce en un crecimiento de 8,000 millones en el conjunto de los compromisos pendientes de la estatal eléctrica, cuyo desbalance es uno de los principales factores del déficit fiscal del gobierno.

El integrante del equipo de transición del nuevo gobierno electo, Marcio Sierra Discua, reconoció que se puede realizar la escisión o desmembramiento en tres partes de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), pero sin necesidad de injerencias de la empresa privada.

Sierra Discua indicó que la escisión de la ENEE podría ser algo bueno, porque lo que se hace es separar en tres áreas importantes: generación, distribución y transmisión, para conocer cuál es la rentabilidad de cada una de ellas.

Propuestas del nuevo gobierno:

  1. Renegociar contratos con empresas térmicas
  2. Renegociar contrato con Empresa Energia Honduras
  3. Ejecución de la escisión de la ENEE en tres empresas publicas

Te puede interesar: 'Haremos un especial énfasis en la economía' como meta del nuevo gobierno, indicó Pedro Barquero

Este trabajo de revisión se realizará en los primeros 100 días para reducir las pérdidas técnicas y no técnicas de la estatal eléctrica con la revisarán el contrato de la Empresa Energía Honduras (EEH), según Pedro Barquero.

“Se tienen que reducir las pérdidas técnicas y no técnicas. Eso es fundamental por la cantidad de dinero que se está perdiendo”, manifestó.

De igual forma, el expresidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC) señaló que pretenden evitar el robo de la energía por parte de negocios, entre otros.

https://youtu.be/dOiUwIj7Kig

Pérdidas 2020

Solo en 2020, la estatal perdió más de L12,000 millones, monto que equivale a siete veces más que el presupuesto asignado en 2021 al Hospital Escuela Universitario (HEU); 2.5 veces más alto que lo asignado a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH); y casi dos veces más que lo asignado a la secretaría de Seguridad, estimó la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ).

El Congreso Nacional había aprobado el jueves 17 de diciembre un nuevo endeudamiento de 2 mil 700 millones de lempiras para la ENEE que serán destinados para cubrir obligaciones financieras.

En sesión virtual, el pleno del Congreso aprobó el millonario préstamo para el ente estatal que busca saldar contratos energéticos con empresas privadas generadoras de energía en el país.

EEH

Los números rojos de la ENEE se han agravado por el incumplimiento de la EEH en la reducción de las pérdidas técnicas y no técnicas.

De acuerdo al contrato con el consorcio colombiano, en siete años debe reducir las pérdidas de 31.95 por ciento a 17 por ciento.

No obstante, las pérdidas ascendieron al 37 por ciento a mayo de 2021, quinto año del convenio.

La no ejecución de las metas implicó que la ENEE dejara de percibir unos 15 mil millones de lempiras.

A esto se suma que la ENEE le ha pagado otros 15 mil millones de lempiras a EEH por el convenio.

Por su parte, la EEH estima cerrar el año con una reducción 4.5 puntos porcentuales las pérdidas técnicas y no técnicas, estimó su gerente Ricardo Roa.

No obstante, reconoció que la mora también ha estado creciendo debido al no pago del servicio por parte de usuarios.

“Estamos hablando de una mora que va a cerrar con el orden de 13 mil 350 millones de lempiras y que tiene detrás cerca de 690 mil abonados que están en mora con el pago del servicio”, detalló.

Edificio principal de Hondutel, en Tegucigalpa, capital de Honduras.

Hondutel

En el caso de Hondutel, en los últimos tres años, la estatal había tenido pérdidas por alrededor de 1,200 millones de lempiras, según último balance de agosto de 2021

A Hondutel, que opera desde hace más de 45 años, su precariedad ha conllevado hasta cortes de energía eléctrica por falta de pagos y por ende la suspensión automática del internet, provocando desfases en los trabajos del personal.

Hondutel tiene un pasivo total de 4,700 millones de lempiras y cuentas por pagar que sobrepasan los 3,400 millones.

Los ingresos han disminuido en tal magnitud que no son suficientes para dar cobertura a los sueldos y salarios de más de 2,000 empleados, quienes exigen su pago de noviembre, diciembre y su aguinaldo.

Aunque el gerente de Hondutel, Melvin Valladares, indicó que la próxima semana se realizaría el pago del mes de noviembre.

Otro de los obstáculos a los que se enfrentan los trabajadores -especialmente los del área técnica- es la falta de viáticos para cubrir la alimentación; hospedaje cuando se trasladan al interior del país por lo que se procura que los viajes se efectúen en un solo día, regresando a la ciudad en horas de la madrugada.

Por su parte, el gobierno anunció en agosto que un equipo de expertos elaboraba un plan de rescate financiero y una estrategia de inversiones para volver competitiva a Hondutel.

Las empresas de energía eléctrica y de telecomunicaciones son las que han entrado en un proceso de deterioro más agudo y virtualmente irreversible.

Lee: 'No me puedo exponer', gerente de Hondutel procedería legalmente contra empleados que lo retienen en su oficina