Según el presidente del Comité de Derechos Humanos en Honduras (Codeh), Bandy teme un atentado contra su vida tanto en el interior del presidio de Támara como en su trayecto hacia Tegucigalpa para el desarrollo de su juicio.

Maldonado explicó en TN5 de Televicentro que Erika Bandy tenía asignada seguridad interna en la Penitenciaría Nacional de Adaptación Femenina, donde fue enviada después de su captura en junio de 2018, pero la misma le fue retirada por razones desconocidas.

"Tenemos pleno conocimiento que de parte de la dirección del Cefas o del Instituto Nacional Penitenciario se le canceló la seguridad interna que ella tenía y que estaba autorizada por el juzgado con jurisdicción nacional que lleva su causa", indicó Hugo Maldonado.

El defensor de derechos humanos manifestó que "porque Dios es grande" la esposa de Magdaleno Meza, asesinado con saña el 26 de octubre de 2019 en la cárcel de máxima seguridad 'El Pozo I' de Ilama, Santa Bárbara, no ha sufrido un atentado en su contra.

Pero, "indudablemente su vida corre peligro", señaló Maldonado y, por esa razón, "nos pidió que solicitemos al Instituto Nacional Penitenciario o a Fusina que le den seguridad porque si su esposo fue asesinado dentro de una cárcel, no digamos qué puede pasar en el trayecto de Támara a Tegucigalpa".

"La situación de esto es grave y si no hay garantía para su seguridad no se va a movilizar del Cefas al juicio", el 3 de diciembre, advirtió el presidente del Codeh.