La audiencia, titulada "La relación bilateral entre Estados Unidos y Honduras y el análisis del gobierno socialista de la presidenta Xiomara Castro", fue presidida por la congresista María Elvira Salazar y contó con la participación de algunos congresistas demócratas.

Además, se presentaron como testigos Eric Jacobstein, subsecretario adjunto de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EE. UU., y Mileydi Guilarte, administradora adjunta de la Oficina para América Latina y el Caribe de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

El analista internacional Óscar Estrada comentó sobre la tensión presente entre el Partido Republicano y el Partido Demócrata en relación con Honduras.

Además, resaltó destacó la defensa abierta del gobierno de Honduras por parte de los demócratas, "lo que generó tensiones".

LEA: EE. UU. ve a Honduras como un socio esencial, pero piden a Biden reevaluar su relación

Estrada resaltó que la relación con los congresistas republicanos, que controlan la Cámara Baja del Congreso de Estados Unidos, "es crucial para el gobierno de Honduras", y expresó preocupación por la retórica socialista que se ha manifestado en foros internacionales y que ha levantado inquietudes en Estados Unidos.

No es ataque

Por su lado, el catedrático universitario y analista político, Lester Ramírez, describió la audiencia como un ejemplo de cómo funciona la democracia, con funcionarios públicos rindiendo cuentas ante el Congreso.

Señaló que hubo cuatro puntos comunes entre ambos partidos: preocupación por los riesgos que China representa para la seguridad de Estados Unidos debido a un gobierno débil en Honduras, inquietud por la vulnerabilidad de los defensores de derechos humanos y la falta de resultados del mecanismo de protección, preocupación por la seguridad jurídica en el país, y coincidencia en la necesidad de abordar los problemas de femicidios en Honduras.

Ramírez enfatizó que la audiencia "no fue un ataque" a Honduras, sino una evaluación necesaria de la cooperación internacional en el país.

Injerencia, dice el Gobierno

A modo de reacción tras el análisis de la Cámara de Representantes, el Gobierno de Honduras, a través de su Secretaría de Relaciones Exteriores, expresó su preocupación por la supuesta injerencia de grupos opositores que colaboran con sectores ultraconservadores en Estados Unidos, "buscando desestabilizar las relaciones entre ambos países".

Según la Secretaría de Relaciones Exteriores hondureña, estos grupos "carecen de respeto por la soberanía nacional y se asocian con minorías externas que respaldaron la administración anterior, marcada por la corrupción".

El gobierno pidió respetar la soberanía y las relaciones bilaterales entre Honduras y EE. UU., que consideran en un buen nivel.

VEA: Gobierno asegura que EE. UU. está escuchando a opositores que 'conspiran' contra Honduras