En polvo, pastillas y líquido se comercializa el fentanilo ilegal que solo en Estados Unidos dejó a 110 mil personas muertas en 2022, por sobredosis.

La llamada "droga zombie", entre 2010 y 2020, penetró la llegada de la pandemia arrasó con la adicción.

Estados Unidos y México activan las alertas y buscan detener el ingreso de precursores químicos para fabricar el potente analgésico.

“Primero fue en polvo, y luego disfrazada de pastillas falsas. Al comprobar el enorme potencial, inundaron Estados Unidos”, dice un investigador policial.

Fentanilo ilegal

"El fentanilo es una droga que se usa en la anestesia para los casos quirúrgicos y constituye el 33 por ciento de una anestesia", explica el doctor Carlos Umaña, anestesiólogo.

En Honduras es una droga insustituible, ya que no hay otra más, para manejar los casos quirúrgicos. Pero el problema no es el fentanilo quirúrgico, sino el ilegal.

"El fentanilo lo están metiendo para consumirlo de manera oral en medicamentos como pastillas para ocasionar adicción entre los jóvenes, alerta Umaña.

Qué provoca

La reacción tras el consumo del fentanilo es euforia, aunque de manera muy corta, según Umaña la reacción dura unos 104 minutos.

"El problema es la mezcla con otras sustancias como la cocaína u otros drogas que potencian los efectos y esto termina en un paro respiratorio que lleva al a muerte por la sobredosis", advierte el galeno.

Al consumir, el cuerpo va necesitando cada vez más en los adictos al fentanilo suben la dosis y es cuando el riesgo de morir aumenta.

"Es un hilo muy delgado entre la dosis que le causa euforia y la dosis que le da un paro respiratorio, por lo tanto es una preocupación del uso que dan los jóvenes al fentanilo", aseguró Carlos Umaña.

En 2022, la DEA (siglas en inglés de la agencia antidrogas) incautó 50.6 millones de píldoras falsas y de 4,500 kilos de polvo de fentanilo, el equivalente a más de 379 millones de dosis potencialmente mortales,

La adicción

Esta droga actúa uniéndose a los receptores opioides que se encuentran en áreas del cerebro que controlan el dolor y las emociones.

Después de consumir opioides muchas veces, el cerebro se adapta a la droga y su sensibilidad disminuye, lo que hace que resulte difícil sentir placer con otra cosa que no sea la droga.

Cuando una persona se vuelve adicta, la búsqueda y el consumo de la droga se apoderan de su vida.

Los efectos del fentanilo: felicidad extrema, aletargamiento, náuseas, confusión, estreñimiento, sedación, problemas para respirar y pérdida del conocimiento.

LEA: Estados Unidos arremete contra el fentanilo 'producido en masa' en México