De decir frases como “dale batería, mami, dale batería” en una de sus canciones, el excantante hondureño de reguetón, Max González, conocido como “Killa”, pasa a ser uno de los principales estrategas del gobierno para combatir el mortal covid-19.

González fue nombrado ayer por el secretario de la Presidencia, Ricardo Cardona, como ministro comisionado nacional de la Secretaría de Estado en los Despachos de Gestión del Riesgo y Contingencias Nacionales (Copeco) , por lo que será el encargado planificar y  ejecutar acciones contra el coronavirus, entre otras funciones.

Sustituye al hasta entonces ministro director interino, Carlos Cordero, un coronel retirado del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Honduras con más de 30 años de experiencia en atención a desastres naturales.

De González se desconoce si tiene alguna experiencia en control de contingencias o formación para contrarrestar pandemias provocadas por patógenos, pero en el mundo de la música urbana se hizo un nombre con varias melodías como “Ella lo baila pegaito”.

Recientemente había sido nombrado como comisionado presidencial para la entrega de mascarillas para prevención del coronavirus y anteriormente fue candidato a diputado de Cortés por el Partido Nacional en las elecciones de 2013 que llevaron a la Presidencia de la República Juan Orlando Hernández. No ganó el curul en esas votaciones.

Los retos de “Killa” ya no serán componer y e interpretar líricas con contenido sensual , sino que frenar una pandemia que ha enfermado a 90,078  hondureños y generado la muerte de 2,596 hasta.

El ministro director de Copeco es también el coordinador del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos ( Sinager), de acuerdo a la ley de esa entidad se encarga de coordinar esfuerzos con otras dependencias para proteger la vida y los medios de vida de los habitantes de la república, mediante acciones concretas, destinadas a prevenir, reducir o controlar los niveles de riesgo en el territorio nacional

El hasta ayer ministro interino de Copeco, Carlos Cordero, estaría regresando a su puesto de subdirector de la institución. El gobierno no informó el destino de este funcionario.

Cordero asumió la titularidad interina de Copeco  el 21 de abril pasado en sustitución de  Gabriel Rubí, quien renunció por cuestionamientos por supuestos actos de corrupción en compras de insumos para enfrentar el covid-19 en su gestión.