La hepatitis es una inflamación del hígado debido a la infección del virus y causa problemas en la salud y puede ser muy peligrosa, según la Organización Mundial de Salud (OMS).

"La hepatitis es una inflamación del hígado que puede causar una serie de problemas de salud y puede ser mortal", indicó.

Esta enfermedad es causada por un virus, responsable de altos niveles de morbilidad y mortalidad en todo el mundo.

Tipos de Hepatitis

Los tipos de hepatitis se diferencian en los modos de transmisión, la gravedad de la enfermedad, la distribución geográfica y los métodos de transmisión.

Las cinco cepas principales del virus de la hepatitis son:

  • Hepatitis A

Causa infección aguda y por lo general el paciente mejora después de algunas semanas sin tratamiento.

Y se transmite a través de contacto con las heces de una persona infectada.

  • Hepatitis B

Esta infección es aguda o crónica, pero se puede proteger poniéndose la vacuna contra la hepatitis B.

  • Hepatitis C

Puede causar una infección aguda o crónica. El diagnóstico y el tratamiento temprano pueden prevenir daño al hígado.

  • Hepatitis D

Es poco frecuente porque solo se puede contagiar si ya tiene una infección por el virus de la hepatitis B.

Una coinfección ocurre cuando se contrae hepatitis D y hepatitis B al mismo tiempo. e produce una super infección si usted ya tiene hepatitis B crónica y luego se infecta con hepatitis D.

  • Hepatitis E

Es una infección aguda que mejora sin tratamiento después de varias semanas.

Algunos tipos de hepatitis E, se transmiten al beber agua contaminada por las heces de una persona infectada.

Otros tipos, se transmiten al comer carne poco cocida de cerdo o de caza silvestre.

Se estima que, el 57 por ciento de los casos de cirrosis hepática y el 78 por ciento de los casos de cáncer primario de hígado son causados por los virus de la hepatitis B y C.

Un estudio de la OMS determinó que de aquí a 2030 se podrían prevenir unos 4.5 millones de fundaciones prematuras en países de ingresos bajos y medianos.

Mediante vacunación, pruebas de diagnóstico, medicamentos y campañas de educación.

Síntomas

Cada forma del virus puede llegar a desencadenar síntomas más graves.

Ya que, los síntomas de la hepatitis A, B y C pueden influir fiebre, malestar, pérdida del apetito, diarrea, nauseas, malestar abdominal, orina oscura e ictericia (coloración amarillenta de la piel y la esclerótica ocular).

En algunos casos , el virus pueden causar una infección crónica del hígado que, ulteriormente, puede evolucionar hacia una cirrosis o cáncer de hígado. Esos pacientes corren el riesgo de muerte.

Hepatitis más peligrosas y ¿por qué?

Las hepatitis B y C son las más peligrosas, ya que ambas llegan a convertirse en enfermedades crónicas que pueden traer una serie de complicaciones al paciente.

El contagio se realiza a través de transmisión sanguínea o por vía sexual.

Las hepatitis B y la C, son las más peligrosas, ya que ambas llegan a convertirse en enfermedades crónicas que pueden traer una serie de complicaciones al paciente. Su contagio se realiza principalmente a través transmisión sanguínea o por vía sexual.

Al contagiarse una persona con estos tipos de hepatitis, comienzan un tratamiento con antivirales.

La diferencia según expertos es que la hepatitis a y B se pueden prevenir con una vacuna, mientras que la única forma de eludir la hepatitis C es mediante de cuidados con lo lugares en que se hacen piercings, tatuajes y con la manipulación de objetos cortopunzantes.