Una excesiva carga de pacientes en las unidades de cuidados intensivos que dificulta el acceso y atención en esos espacios es uno de los hallazgos encontrados en el hospital modular de Santa Rosa de Copán, occidente de Honduras, informó el Ministerio Público.

Fiscales, agentes técnicos de investigación y equipo biomédico del Ministerio Público inspeccionaron el jueves (05.08.2021) dicho hospital móvil después que comenzara a funcionar con la atención de pacientes covid-19, en el marco de las investigaciones del caso de corrupción "Hospitales Móviles".

Según informó la Fiscalía hondureña, los contenedores hospitalarios instalados en el occidente comenzaron a funcionar el 26 de junio pasado, casi siete meses después de su llegada a la ciudad de Santa Rosa (31 de diciembre).

PUEDE LEER: Casi L17 millones diarios ha gastado el gobierno de Honduras en el combate al covid

Los equipos que verificaron que se están utilizando las áreas de triaje y emergencia para pacientes ambulatorios con coronavirus y que en las salas UCI de hombres y mujeres hay una excesiva carga de pacientes por lo que se dificulta el acceso y atención en esos espacios.

Además, se constató que los ventiladores mecánicos presentan fallas y que las áreas de laboratorio, farmacia, lavandería y cocina están sirviendo de bodegas. Tampoco funciona la morgue y la planta desechos sólidos.

TAMBIÉN: Los $21 millones de diferencia de los hospitales móviles podrían estar en un paraíso fiscal, según la Asj

Compra de hospitales

El Estado de Honduras a través de Invest-H compró entre marzo y abril de 2020 siete hospitales móviles en el marco de la emergencia nacional por la pandemia del covid-19. La compra fue directa y pese a eso el proveedor tardó en entregarlos y supuestamente hubo sobrevaloración de las unidades hospitalarias.

Los hospitales costaron 47 millones de dólares, casi 1,200 millones de lempiras y según el Ministerio Público los mismos no son adecuados para la atención de covid-19.

Por este caso la Fiscalía acusó a a los exdirectivos de Invest-H, Marco Antonio Bográn Corrales y Alex Alberto Moraes Girón, por dos delitos de violación a los deberes de los funcionarios y dos delitos de fraude y quienes guardan prisión por este mega fraude.

En esta causa también se imputó al empresario guatemalteco-estadounidense Axel Gamaliel López Guzmán por dos delitos de fraude. De momento al extranjero se le aseguró una cuenta por más de 100 millones de dólares en Estados Unidos y tiene orden de captura internacional para enjuiciarlo en Honduras.

VEA: Lo que se sabe a tres meses de la orden de captura contra Axel López, el proveedor de hospitales móviles a Honduras