El portavoz de la Conferencia Episcopal de Honduras, padre Juan Ángel López, expresó este viernes que el país no pertenece a ningún partido político y urgió a las autoridades y ciudadanos a entablar un diálogo constructivo y a trabajar en conjunto ante situaciones adversas.

"Honduras no es del partido Libre, del Partido Nacional, del Partido Liberal ni de Salvador de Honduras, es de todos y debemos poner de nuestra parte y hacer algo por esta nación", afirmó López en una intervención en el noticiero Diario Matutino de radio HRN.

El sacerdote lamentó la falta de diálogo en el país y la tendencia a criticar constantemente a aquellos que discrepan, así como la ausencia de consenso para asegurar un futuro mejor para la población.

"Lamentablemente, desde hace mucho tiempo estamos viviendo una crisis no solo institucional, sino también moral. Aquí no hay diálogo ni capacidad de buscar consensos. Cualquier opinión se convierte en un insulto inmediato en las redes sociales. En lugar de unirnos nos dividimos y ese escenario no es favorable", expresó.

En relación con el comunicado emitido el 6 de junio por la Conferencia Episcopal, López también hizo un llamado a orar y a cuidar de Honduras frente a los desafíos ambientales y el caos social y político que pone en peligro a la población.

Llamado a la humildad

El padre Juan Ángel López identificó como perjudiciales para Honduras los "ambientes crispados y marcados por determinismos de orden ideológico partidista", así como los incendios forestales provocados por actos criminales.

Asimismo, señaló la presencia de personas llenas de soberbia en el país, quienes, según él, perdieron de vista sus ideales una vez alcanzado el poder. "Esto tiene que terminar. Hay que partir de Dios, de la oración, porque si lo vemos desde el punto humano esto no tiene solución", enfatizó.

Por tanto, López instó particularmente a las autoridades del país a "no perder el norte", a "no endiosarse", sino ser humildes y hacer siempre el bien para el pueblo.

"Hacer el bien siempre, eso es lo que necesitamos en el país. Cuando decimos 'oremos más' no es para que se desatiendan, sino para que tomen un punto de partida desde el corazón del Señor y luego ponernos a trabajar juntos por esta nación", concluyó.