Honduras cerró el 2021 con 52 masacres (homicidios múltiples) que cobraron la vida de 180 personas, de acuerdo a datos del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (OV-UNAH).

Esa cifra, supera en un 20 por ciento el número de masacres reportadas en el 2020, año que, pese al confinamiento por la pandemia del coronavirus, dejó un saldo de 42 masacres.

Según Migdonia Ayestas, directora del OV-UNAH, el narcotráfico y el control de territorios de las maras y pandillas siguen siendo las principales causas que disparan los índices de violencia en Honduras.

En terminos generales, el país centroamericano cerró el 2021 con 3 mil 800 homicidios, lo que representa un aumento de más de 300 homicidios con respecto al 2020, que cerró con 3,496 muertes violentas.

Los datos preliminares indican que Honduras tuvo en 2021 una tasa de 40 homicidios por cada 100 mil habitantes, según el OV-UNAH.

Sin embargo, los datos de la Policía Nacional apuntan que la cifra es de 38.6 por cada 100 mil habitantes.

Para el 2020, las autoridades hondureñas reportaron que el índice de homicidios fue de 37 por cada 100 mil habitantes, lo que indica que para el 2021 aumentó en un 1.6.

Cifra de homicidios registrados en Honduras en 2020. Fuente: Policía Nacional de Honduras

10 homicidios diarios

Según Ayestas, en el 2021 hubo en promedio 10.41 homicidios diarios mientras que en el 2021 fue de 9.58 diarios.

De acuerdo al informe, el área urbana reportó el 70 por ciento de los homicidios y los municipios con mayor incidencia fueron: Distrito Central (Francisco Morazán); San Pedro Sula (Cortés); Choloma (Cortés); Catamas (Olancho) y El Progreso (Yoro).

En 2021 se registraron más de 300 asesinatos de mujeres, además los niños y jóvenes siguen siendo un blanco vulnerable de los datos violentos, acotó Ayestas.

En los últimos años, el 2019 fue el que disparó los índices de violencia en Honduras, reportando 4,082 homicidios, es decir, 44.57 por cada 100 mil habitantes.

Vea además: Cuatro muertos en El Negrito, Yoro dejó primera masacre del 2022 en Honduras