Este cinco de junio se conmemora el Día Mundial del Medio Ambiente y su lema en 2024 es "Restauración de Resiliencia Frente a las Amenazas". Ante los crecientes desafíos ambientales, es crucial redoblar esfuerzos para recuperar lo perdido.

En el caso de Honduras, la situación es alarmante, ya que de ser un país rico en recursos naturales pasó a enfrentar una grave escasez.

Específicamente, el tema del bosque es preocupante, ya que año tras año se ha registrado una pérdida significativa de hectáreas forestales, con cifras que oscilan entre 23,000 y 50,000. Sin embargo, a partir de 2023, esta cifra se disparó a 197,000 hectáreas.

Sólo en los primeros cinco meses de 2024, se ha reportado oficialmente la devastación de más de 200,000 hectáreas de bosque.

"Ante esta situación, es imperativo tomar medidas urgentes y efectivas para proteger y restaurar nuestros ecosistemas naturales. El Día Mundial del Medio Ambiente nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre el impacto de nuestras acciones y de trabajar juntos para revertir esta tendencia preocupante", señala el experto César Quintanilla.

La quema de bosques ha ido en aumento en Honduras.

A restaurar los bosques

La Tierra comienza a mostrar signos de colapso, dicen los expertos, principalmente debido a la actividad irresponsable del ser humano. Si no actuamos rápidamente para restaurar nuestras cuencas y microcuencas, y devolverle su verdor a nuestro país, pronto lamentaremos las consecuencias.

"La restauración ambiental es un proceso complejo que va más allá de la simple reforestación. Si bien la reforestación es importante para aumentar la cobertura vegetal, la restauración implica un enfoque más técnico y completo. Involucra la recuperación de ecosistemas degradados, la reconstrucción de la biodiversidad y la restauración de servicios ecosistémicos perdidos", explica el biólogo Héctor Portillo.

Ya hay comunidades que lamentan haber actuado de manera irracional al cambiar el uso del suelo de sus bosques para cultivar café u otros monocultivos, causando un daño significativo al medio ambiente.

La sequía mantiene en alerta a 140 municipios en Honduras.

Sequías y huracanes

Ahora, estas acciones irresponsables les pasan factura con sequías extremas y prolongadas, así como con inundaciones y deslizamientos de tierra devastadores cuando llegan las lluvias.

Además, nos encontramos ante una temporada de huracanes pronosticada como nunca antes. Es evidente que el cambio climático está exacerbando estos fenómenos naturales, lo que nos obliga a tomar medidas urgentes para proteger nuestro entorno y garantizar la sostenibilidad de nuestras comunidades.

Casos que preocupan

Ramiro Lara, técnico de la Asociación de Organismos No Gubernamentales (Asonog) refiere que en el departamento de La Paz, donde se habla mucho de protección forestal, hay 25 Planes de Manejo Forestal, otorgados entre 2010 y 2020, y cinco de ellos generan conflictos serios.

"El director del Instituto de Conservación Forestal, Luis Solís, enfrenta el reto de resolver estos conflictos. El desequilibrio climático afecta la producción, con lluvias intensas seguidas de períodos secos prolongados. Sin trabajar en sistemas productivos resilientes, especialmente con la pequeña agricultura, persistirá la inseguridad alimentaria" advierte Lara.

Los expertos son del criterio que dar fertilizantes no es suficiente ni sostenible a largo plazo; dicen que es necesario apostar por la agroecología, una producción amigable con el ambiente.