Como si de una película de horror se tratara, un hondureño recorrió varias calles con la cabeza de un hombre al que él mismo mató tras una pelea dentro de una cantina en el municipio de Ojojona, Francisco Morazán.

Los hechos ocurrieron la madrugada del martes 17 de enero, cuando ambos hombres estaban dentro del establecimiento de bebidas y comenzaron a discutir. Hasta el momento se desconocen los motivos de la pelea.

Indignado, uno de los hombres abandonó el lugar; sin embargo, sus intenciones no eran terminar la riña, sino, planeaba un dantesco crimen.

Lea además: Tras reclamos de familiares, cancillería confirma identidad de hondureño repatriado

Cuando el ahora fallecido, identificado como José Antonio Hernández Cruz, salió de la cantina lo recibió su contrincante, quien con un afilado machete le cortó la cabeza y se la llevó como "trofeo".

Según el relato de algunas personas que presenciaron el hecho, el hombre recorrió varias aldeas con la cabeza en mano hasta llegar a unos potreros y luego la enterró.

Mientras, tanto, el cuerpo quedó tendido en plena calle, donde los vecinos horrorizados llamaron a las autoridades policiales para alertar sobre lo ocurrido.

Confesó

Luego de cometer el horrendo crimen, el hombre fue detenido por la Policía, quienes trataron de convencerlo para que confesara dónde había dejado la cabeza.

Tras varias horas de persuasión, el hombre confesó que enterrado la parte del cuerpo en un potrero a las afueras de Ojojona.

Inmediatamente miembros de medicina forense se trasladaron al lugar y recuperaron la cabeza para llevarla a la morgue capitalina, donde horas antes habían ingresado el cuerpo.

Le podría interesar: Docente hondureña denuncia que le pidieron intimidad a cambio de una plaza