En relación al servicio de las mujeres como sacerdotes, el padre Roberto Paiz expresó en el foro televisivo: "El sacerdocio depende de Cristo, Él es quien lo instituyó y llamó a muchas servidoras, especialmente mujeres que, con su devoción, apoyaban el ministerio de Jesús, pero no las llamó al sacerdocio, lastimosamente".

Paiz enfatizó que cambiar esta doctrina de Cristo no es una prerrogativa de la Iglesia en sí, ya que las mujeres desempeñan un papel fundamental en el servicio a la comunidad y a la caridad, entre otros ámbitos.

"No se trata de que la mujer esté excluida, sino de que Jesús la excluyó, y si Él la excluyó, ¿por qué deberíamos romper su doctrina y posición?", agregó el educador católico.

Sin embargo, Roberto Paiz subrayó que las mujeres poseen dones especiales y la capacidad de predicar el Evangelio, aunque desde un enfoque distinto dentro de la Iglesia.

¿Existe machismo?

Siguiendo la línea de pensamiento del padre Paiz, el párroco de la iglesia Cristo Resucitado de Tegucigalpa, Javier Martínez, hizo hincapié en que la voluntad de Jesús era que el sacerdocio fuera ejercido por hombres. "Él eligió a varones y les otorgó el poder a los apóstoles".

VEA: El papa pide que el Sínodo sirva para que la Iglesia vuelva a acoger y a bendecir

"Esto no implica que la Iglesia sea machista ni que menosprecie a las mujeres. En el Nuevo Testamento, la mujer ha tenido un papel protagónico en la vida de la Iglesia, ha impulsado la evangelización y desempeña un papel importante en la comunidad eclesiástica", añadió.

Hablar de la desaparición del clérigo es un error

Por su parte, el padre Juan Ángel López también enfatizó que hablar de la desaparición sacerdocio solo para varones "es un grave error" y pidió que no se distorsione la percepción del ministerio, insinuando que los sacerdotes varones son los que lideran la Iglesia y, por tanto, rechazan la participación de las mujeres.

"A medida que surge el clericalismo, se confunde con el machismo", dijo López, por lo que instó a trabajar dentro de la Iglesia para abordar este asunto, que, entre otros temas, también se discutirán en el Sínodo que comenzó hoy en el Vaticano.

Además, el padre, quien también es el vocero de la Conferencia Episcopal de Honduras, destacó que la imagen de la Iglesia católica y el ministerio sacerdotal se ha visto afectada por algunos abusos cometidos por miembros del clero.

Celibato

El tema del desaparecer el celibato o la posibilidad de que los sacerdotes contraigan matrimonio con una mujer es un asunto que quizás se pueda abordar en el futuro; sin embargo, el llamado es a mantener la castidad tanto en el matrimonio como en el sacerdocio, dijo el padre Roberto Paiz.

"El matrimonio, al igual que el sacerdocio, se entrega a Cristo para siempre", expresó el sacerdote. Al mismo tiempo, indicó que el celibato es "un don de Dios".

Paiz recordó que la Iglesia católica "de rito oriental" permite que un sacerdote contraiga matrimonio, lo que no sucede en occidente.

Sin embargo, Paiz también señaló que no se debe considerar que el sacerdocio sea la solución a los problemas relacionados con desviaciones sexuales, y es aquí donde la Iglesia debe llevar a cabo un análisis adecuado de los jóvenes en formación.

"El celibato es una vocación y un don que debe vivirse plenamente", afirmó por su lado el sacerdote Juan Hernández Pavón, académico del Seminario Mayor de Tegucigalpa, la capital de Honduras.

Por otro lado, Hernández consideró que "no debemos limitarnos a la visión exclusiva de que el celibato es una condición fundamental para ejercer el ministerio sacerdotal, ni que solo aquellos que están casados pueden ser aptos para ejercer dicho ministerio. Creo que en este tema el Sínodo tendrá un trabajo importante".

¿Bendición del matrimonio igualitario?

En este punto, el padre Juan Hernández expresó que en esencia, no se puede llamar matrimonio a la unión de personas del mismo género, ya que no cumple con el propósito de la procreación.

Sin embargo, Hernández sostiene que las personas LGTBIQ+ no deben ser excluidas de la Iglesia y deberían desempeñar un papel protagónico en la vida espiritual.

PUEDE LEER: Cardenal Rodríguez elogia a Panamá por blindarse contra el matrimonio igualitario