El juez requiere que el Gobierno se asegure de lo siguiente: primero, que la computadora portátil cuente con la "conexión de aire" apropiada y ser compatible con los requisitos de seguridad del Centro Metropolitano de Detención (MDC) de Brooklyn.

Segundo, cargar la computadora portátil con la información no confidencial relacionada con este caso.

Tercero, entregar la computadora portátil a las autoridades pertinentes en el MDC Brooklyn en un plazo razonable y apropiado.

Adicionalmente pide que la computadora portátil esté protegida por contraseña y que se guarde en un lugar aprobado por el personal de la Oficina de Prisiones.

También pide que el personal de la Oficina de Prisiones facilite al acusado el acceso a la computadora portátil de lunes a viernes en la sala de visitas, durante un período de 10 a 15 horas por semana.

La orden permanecerá vigente hasta la conclusión del juicio y agrega que debe proporcionarse una copia de la misma al equipo/piso de la Unidad donde se encuentra alojado el acusado.

Solo para revisar información del caso

El juez Kevin Castel es claro: Juan Orlando Hernández deberá comprender que solo puede usar la computadora portátil con el único propósito de revisar los materiales legales y de descubrimiento relacionados con su caso penal.

Además, que "no compartirá la computadora portátil ni los materiales cargados en la computadora portátil con otros reclusos o con cualquier abogado no designado para este caso sin una orden de este Tribunal, que no accederá ni intentará acceder a Internet ni a ninguna forma de comunicación inalámbrica", señala el juez en la nota de tres páginas en la que emite la orden.

Si no cumple con las disposiciones se expone a perder su derecho a usar la computadora portátil, y puede exponerse a un proceso penal por poseer o distribuir un "objeto prohibido" según se define ese término de ley en el futuro, si viola cualquiera de estas disposiciones, advierte el juez Castel.

Otras condiciones

También ordena que dentro de las 72 horas posteriores a la recepción de la computadora portátil, Juan Orlando Hernández recibirá acceso a la computadora portátil sujeto a las siguientes condiciones: primero, Juan Orlando deberá ser llevado a la sala de visitas cuando lo solicite al oficial de la unidad de lunes a viernes (con un esfuerzo por brindarle acceso al acusado en los días hábiles).

Segundo, Hernández no tendrá posesión de ningún aparato de carga o cable que se conecte a la computadora portátil.

De este modo, el juez Castel atiende a una de las solicitudes presentadas por Juan Orlando Hernández durante la audiencia previa al juicio del 18 de enero de 2024, permitiéndole acceder a una computadora portátil para revisar la evidencia en su caso.

LEA: Castel niega solicitud de cambio de abogado de JOH