El juicio desarrollado en la Corte del Distrito Sur de Nueva York comenzó pasadas las 10:00 de la mañana (hora local) con la reanudación del testimonio del tercer testigo, Miguel Reynoso (seudónimo), un exagente de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN) de Honduras.

Informe rechazado

Horas antes de comenzar con la declaración de Reynoso, los fiscales estadounidenses habían solicitado formalmente al juez Kevin Castel la defensa de Hernández no pudiera hacer uso de un informe elaborado por las autoridades de la DNLC.

Dicho documento, según la moción presentada por la fiscal Elinor Tarlow, estaba relacionados con las 'narcolibretas' decomisadas al extinto narcotraficante Magdaleno Meza.

La defensa del expresidente Juan Orlando Hernández reveló que esta informe estaba firmado por el director de la DLCN (jefe de Reynoso), sin embargo, la Fiscalía justificó que el mismo no estaba autenticado.

LEA: Juicio contra JOH: testigo de la DEA viajó a Honduras en 2010

Posteriormente, el juez Castel llamó a Reynoso a la sala y le recordó que todavía estaba bajo juramento.

Renato Stabile, abogado defensor del exmandatario hondureño, le preguntó a Reynoso si reconocía el informe (se presume que le mostró el documento), y este contestó que sí, y confirmó que "es un informe para el fiscal especial contra el lavado de dinero. Pero no hice el informe".

Luego del alegato, el juez Castel excluyo el informe, "por falta de autenticación, sin llegar a este punto a los demás motivos".

Testimonio del intérprete y una agente de la DEA

A Reynoso le siguió Manuel Prado, el cuarto testigo de la Fiscalía, un intérprete con 35 años de experiencia que revisó los audios y escuchas telefónicas relacionados con el caso.

Prado, contó que revisó vídeos, audios y mensajes de texto. "Cuando estoy satisfecho lo certifico", dijo.  La fiscal le preguntó: "¿Cuánto tiempo lleva usted en este caso?"; Prado: "350 horas a 70 dólares la hora".

En tanto, la defensa le mostró algo que tenía el nombre de 'Tony' Hernández, pero escrito "Hernandes", el traductor comentó que "hay que tener en cuenta el nivel educativo de las personas que escriben los documentos".

Luego entró en escena el quinto testigo en el juicio por narcotráfico contra el expresidente Hernández, se trató de Jennifer Taul, una agente de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

La agente de la DEA confirmó durante el interrogatorio hecho por la Fiscalía, que en 2010 estuvo en Tijuana, México, "luego Bahrein, Afganistán, Honduras".

Taul reveló que de San Pedro Sula la droga se movía a El Paraíso (se presume que al municipio en Copán), y que los cárteles mexicanos tenían una influencia "significativa".

Aviones, helicópteros y lanchas rápidas

Luego de varias horas transcurridas entre interrogatorios y recesos, llegó el turno del sexto testigo de la Fiscalía estadounidense, Luis Pérez (seudónimo), un narcotraficante colombiano y exmiembro del Cártel de Sinaloa.

Las explosivas declaraciones de Pérez develaron la presunta colusión de la clase política nacional e internacional con el narcotráfico. Además, detalló sobre las formas en las que transportó los narcóticos.

TAMBIÉN: 'Atrevámonos a construir una democracia donde no se compren ni vendan conciencias': reflexiona Iglesia católica

El narcotraficante reconoció ante el juez que él ha traficado con aviones, helicópteros, lanchas rápidas hasta 200,000 kilos de cocaína, obteniendo beneficios de hasta 50 millones de dólares.

Reunión en Puerto Cortés para apoyar campaña de JOH

Durante el testimonio también declaró que estuvo presente en una reunión en Puerto Cortés donde se habló de financiar la campaña a JOH y que fue presentado por Fabio Lobo, hijo del expresidente Porfirio Lobo Sosa (2010-2014), y por el exdiputado liberal, Fredy Nájera.

 "¿Contribuiste con algo de esto a la campaña de JOH?", le consultó una de las fiscales estadounidenses a Pérez, a lo que este respondió que: "sí, en 2013. Di $2,400,000". 

"¿A quién le pagaste por la campaña de JOH?", se le preguntó al narco colombiano y no tardó mucho en responder que "a Mario (se desconoce el apellido), el segundo funcionario de mayor rango en Puerto Cortés, Honduras".

Pérez relató que Fabio Lobo, le presentó a 'Mario', con quien habló sobre las elecciones presidenciales de Honduras. "Sí. Mediados de 2013. Mario nos escribió pidiendo ayuda económica para la campaña de JOH", dijo.

Según Pérez, 'Mario' pidió la cantidad de un millón de dólares, supuestamente para financiar la campaña de Hernández, por lo que el testigo reveló que hizo efectivo el pago en dos partes, es decir dos pagos de 500,000 dólares.

Sobornos para falsificar documentos

Luego de la Fiscalía, el abogado Raymond Colon comenzó el contrainterrogatorio a Luis Pérez, quien le pidió que hablará de sus crímenes en Colombia, quien además, confirmó que tiene un acuerdo de cooperación con el gobierno de EE.UU.

El sexto testigo relató que vivió en San Pedro Sula, al norte de Honduras y como logró una identificación falsa de un "señor" mexicano, documentos por los cuales pagó cerca de 100,000 lempiras.

Con la licencia de conducir falsa saqué pasaporte y visa mexicana… También le pagué a un funcionario (una mujer) de la embajada de Israel en Colombia, dijo.

"Esta mujer que llevaba dinero de Honduras a Colombia era funcionaria de la embajada de Israel en Colombia", expresó Pérez.

Seguidamente, Colon le preguntó que cuánto dinero transportó en total, y el exmiembro del Cártel de Sinaloa explicó que "alrededor de 150 millones de dólares", entre 2008 y 2010.

Con el testimonio de Pérez todavía inconcluso, el juez Castel determinó dar por finalizado el quinto día del juicio contra el exmandatario hondureño.

JOH está acusado por la fiscalía neoyorquina de conspirar para traficar cocaína, tráfico y posesión de armas.

Si es condenado puede pasar el resto de sus días en la cárcel, como su hermano Tony Hernández, otro de los hombres clave de una red que envió 500 toneladas de cocaína a Estados Unidos entre 2004 y 2022.

VEA: 'Atrevámonos a construir una democracia donde no se compren ni vendan conciencias': reflexiona Iglesia católica