La Sala 11D, asignada al juez Kevin Castel, será el escenario del juicio más esperado por Honduras. En este proceso, la defensa del exmandatario buscará refutar los argumentos presentados por la Fiscalía en relación a los tres cargos que se le imputan por drogas y armas.

El lunes, el juicio comenzará con el proceso de selección del jurado que conocerá la causa en contra de Hernández. Se espera la participación de entre 60 y 80 neoyorquinos en este proceso de selección, que al final resultará en la elección de 12 jurados propietarios y cuatro suplentes.

Posteriormente, la jornada iniciará con la presentación de la acusación por parte de la Fiscalía ante el juez Castel. Durante esta fase, se expondrán los argumentos que llevaron a presentar la acusación contra el exmandatario Hernández.

En la fase de evacuación de medios de prueba, la Fiscalía incluirá a expertos y especialistas que expondrán sobre la vida política, económica y social de Honduras. El objetivo es proporcionar al jurado un contexto completo que les permita comprender mejor el caso que se desarrolla.

La acusación

La acusación formal alega que desde al menos alrededor de 2004 hasta alrededor de 2022, Juan Orlando Hernández, quien ocupó la presidencia de Honduras durante dos mandatos (2014-2022), estuvo involucrado en una conspiración corrupta y violenta de narcotráfico.

Se le acusa de facilitar la importación de cientos de miles de kilogramos de cocaína a los Estados Unidos. Supuestamente, Hernández recibió millones de dólares a cambio de utilizar su cargo público, las fuerzas del orden público y el ejército para apoyar a organizaciones de narcotráfico en Honduras, México y otros lugares.

La Fiscalía alega que Hernández utilizó sus poderes políticos para proteger y asistir a narcotraficantes y líderes de cárteles, alertándolos sobre posibles interdicciones y permitiendo el uso de violencia fuertemente armada para respaldar su tráfico de drogas.

Según la acusación, Hernández protegió a algunos de los mayores narcotraficantes del mundo, incluido su hermano y ex miembro del Congreso Nacional de Honduras, Juan Antonio Hernández Alvarado, alias Tony Hernández.

También se alega que proporcionó información confidencial militar y policial a traficantes de drogas para facilitar el transporte de toneladas de cocaína a través de Honduras hacia los Estados Unidos.

Se afirma que Hernández ordenó a miembros fuertemente armados de la Policía Nacional de Honduras y del ejército hondureño proteger los cargamentos de drogas mientras transitaban por el país, y permitió la violencia brutal asociada con estas actividades.

Por estos cargos, Juan Orlando Hernández responderá ante un jurado y el juez Kevin Castel en un juicio que se espera que dure al menos tres semanas.

Juan Orlando Hernández ha alegado en todo momento su inocencia respecto a los cargos que se le imputan y afirma que todo se debe a versiones proporcionadas por narcotraficantes en represalia por el combate frontal que llevó a cabo contra los carteles durante su presidencia en Honduras.

LEA: Juan Carlos 'El Tigre' Bonilla y Mauricio Hernández podrían testificar contra JOH