Hace 27 años, Guatemala decidió abrir su mercado energético a la participación de la empresa privada, una medida que además de generar muchísima inversión, ha evitado racionamientos de electricidad como los que ocurren actualmente en Honduras y Costa Rica, según aseguró este lunes la experta guatemalteca en el tema, Silvia Alvarado.

"Gracias a la liberación del mercado energético, Guatemala se ha visto beneficiado con muchísima inversión privada en generación, transporte y distribución de energía", dijo Alvarado en una entrevista en Noticieros Hoy Mismo de TSi.

Alvarado destacó que, al igual que el resto de países de la región, Guatemala enfrenta el fenómeno climático El Niño, pero gracias al Administrador del Mercado Mayorista, que opera el sistema bajo la rectoría del Estado, no han tenido racionamientos de energía.

¿Emular medidas energética de Guatemala?

La experta en temas energéticos mencionó que Costa Rica es uno de los países que está considerando liberalizar el mercado, que a su criterio es una de las mejores opciones.

"Este tipo de mercado no es perfecto, cualquier mercado pasa por momentos de estrés, pero responde de mejor manera cuando hay situaciones de tensión como la que tenemos en este momento con el fenómeno El Niño", agregó.

Silvia Alvarado enumeró las medidas adoptadas por el operador privado del sistema eléctrico guatemalteco para evitar los racionamientos, que incluyen recomendaciones previas al Gobierno para emitir un acuerdo de estado de emergencia y contar con las herramientas de flexibilidad en operar el mercado.

Además, se instruye con tiempo a los generadores de energía eléctrica instalados para que se abastezcan de combustible, y se reactiva el servicio de algunos activos que estaban fuera de operaciones por no haber sido necesarios.

"Todas estas medidas nos están ayudando a superar la crisis", dijo Alvarado al consultarle sobre las ventajas de una liberalización del mercado energético para enfrentar crisis como las que vive Honduras.

Crisis energética en Honduras

La crisis de energía en Honduras "es real" y la tendencia es a "empeorar", según el exsecretario de la estatal Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), José Arriaga Yacamán.

La ENEE declaró la semana anterior una emergencia por 48 horas en el sistema eléctrico del país, debido a la baja producción de energía provocada por la "brutal" ola de calor y la prolongada sequía que afecta a la región.

El gerente interino de la ENEE, Erick Tejada, advirtió que el sistema eléctrico hondureño tendrá más fallas debido a condiciones climáticas cálidas atípicas.

Arriaga enfatiza que la elevada ola de calor, que causa constantes apagones por falta de energía, y la falta de planificación de administraciones anteriores han llevado a Honduras a registrar problemas en el suministro de energía eléctrica.

El experto en energía afirma que el Operador del Sistema (ODS Honduras) recomendó desde 2019 hacer planificaciones con cinco años de antelación, es decir, hacer licitaciones y adjudicaciones para comprar energía y evitar los racionamientos, pero eso no se ha hecho.

La demanda de energía en Honduras supera los 2 mil megavatios, pero no se invierte en más generación, transmisión y distribución, a pesar de que la población va aumentando cada año, señaló Yacamán.