A pesar de los 2,013 casos positivos registrados, Medina destacó que esta cifra representa una reducción del 40 % en comparación con los contagios acumulados en 2022, según señaló el galeno.

En otro orden de ideas, Medina proporcionó detalles sobre la distribución de los contagios, indicando que el 98 % de los casos se reportaron en el departamento de Gracias a Dios, en la región oriental de Honduras.

"De este 98 %, del 70 al 74 por ciento está en el municipio de Puerto Lempira. Los más afectados son hombres y el rango de edad -de los contagios- está entre los 5 a 39 años", especificó para Diario Matutino de radio HRN.

Dentro de este rango de edad, los más afectados son los niños de entre 5 a 11 años y los adultos de hasta 29 años, considerados población activa.

VEA: Niña se tragó una moneda y estuvo a punto de morir en Choluteca

"Honduras tiene 12 departamentos que han sido malaricos antecedentes históricos. Actualmente en el departamento de Gracias a Dios los criaderos son grandísimos y con las inundaciones que ha habido quedan esos pantanos llenos de agua, estos se convierten en criaderos -de mosquitos- permanentes", explicó Medina.

El funcionario señaló que, aunque no hay una alerta por malaria en Honduras en la actualidad, se están llevando a cabo campañas de prevención. Estas incluyen la instalación de mosquiteros en viviendas y la aplicación de químicos para reducir la población de mosquitos.

En lo que va del año, no se han registrado muertes por malaria en Honduras. No obstante, las autoridades instan a la población a no bajar la guardia.

Cabe destacar que los síntomas de la malaria abarcan fiebre, escalofríos, sudoración y dolor de cabeza. En casos más severos, puede provocar ictericia, defectos en la coagulación sanguínea, shock, insuficiencia renal o hepática, trastornos del sistema nervioso central y coma.

LEA: Balas de la Policía fueron encontradas en cuerpos de víctimas de masacre en PNFAS