El exdirector de Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H), Marco Bográn, y el administrador del ente estatal, Alex Moraes, podrán defenderse en libertad luego de recibir medidas distintas a la prisión, tras ser acusados de malversación de caudales públicos, por supuestamente gastar 100 mil lempiras en viáticos que fueron utilizados para pagar la "cuarentena VIP" a cuatro empleados de Invest-H en un hotel de San Pedro Sula, Cortés.

El juez de los Juzgados de Letras Penal de Francisco Morazán determinó aplicar medidas distintas a la prisión preventiva a Bográn y Moraes, quien además fue suspendido de su cargo como administrador de Invest-H, en la audiencia inicial celebrada el jueves (8.10.2020), luego que el lunes se remitiera un auto de formal procesamiento para ambos funcionarios públicos.

Entre las medidas preventivas que deberán enfrentar ambos exempleados de Invest-H son: No salir del país, firmar al menos dos veces al mes ante los juzgados capitalinos, ambos deberán pagar una fianza de al menos 100 mil lempiras, no podrán acercarse a las oficinas de Invest-H y no deberán mantener comunicación con los trabajadores de la institución, según informó Bárbara Castillo, portavoz del Ministerio Público.

{"url":"https:\/\/www.youtube.com\/watch?v=4kq1juNTOEA\u0026amp;feature=youtu.be","type":"video","providerNameSlug":"youtube","className":"wp-embed-aspect-4-3 wp-has-aspect-ratio"} -->
https://www.youtube.com/watch?v=4kq1juNTOEA&feature=youtu.be

Bográn también deberá presentarse a la audiencia de declaración de imputado por otro requerimiento fiscal que fue emitido el miércoles por el Ministerio Público por el supuesto delito de violación de los deberes de los funcionarios públicos.

A Bográn se le acusa de supuestamente otorgar un contrato de supervisión a su tío, Napoleón Corrales, para una obra donde se construiría el plantel para el hospital móvil, en Santa Rosa de Copán, al occidente de Honduras, sin haberlo sometido a licitación, según el informe del Ministerio Público.

Cabe recordar que, Bográn también es el principal investigado por la compra de siete hospitales móviles a un consorcio de empresas para que fueran construidos en Turquía con un valor de 47 millones de dólares, aproximadamente unos 1,200 millones de lempiras, que servirían para atender a pacientes afectados por la pandemia del coronavirus en el país.

Es decir, se pagó al menos 6.8 millones de dólares (unos 169 millones de lempiras), por cada hospital móvil de los cuales tres contarán 91 camas cada uno y cuatro hospitales de 51 camas, y de los cuales solamente han llegado dos, uno para San Pedro SulaCortés, y otro para TegucigalpaFrancisco Morazán, los cuales aún no han sido instalados.

Además se espera que el lunes 12 lleguen al país otros dos que serán instalados en Choluteca y en Santa Rosa de Copán, a pesar que una comisión de Invest-H que viajó hasta Turquía para evaluar la construcción de los cinco hospitales restantes, encontró 57 fallas técnicas en los módulos de los sanatorios, por lo que se está a la expectativa de las condiciones en las que podrían llegar los hospitales.

{"url":"https:\/\/www.youtube.com\/watch?v=dQgj64dKp3I\u0026amp;feature=youtu.be","type":"video","providerNameSlug":"youtube","className":"wp-embed-aspect-4-3 wp-has-aspect-ratio"} -->
https://www.youtube.com/watch?v=dQgj64dKp3I&feature=youtu.be

Vea además: Invest-H no recibirá los hospitales móviles si llegan con fallas, después de encontrarse 57 daños en los módulos