El matrimonio entre personas del mismo sexo afecta los derechos humanos de la creencia, práctica y observancia de religión de culto de la ciudadanía fuera de la comunidad LGBT, consideró el director del Observatorio Latinoamericano para Los Derechos Humanos (UPLA), Áfrico Madrid.

En tal sentido se refirió "al resto de la población que pertenece a los grupos cristianos, musulmanes o judíos aquí en Honduras".

El también dirigente del Partido Nacional, justificó su punto con el artículo 29 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH), adoptada en 1948, el cual indica que toda persona debe proteger los deberes y libertades de los demás.

Por otra parte, manifestó que la Declaración -que en su artículo 16 establece que toda persona tiene derecho a casarse y formar una familia- permite que cada país estipule sus restricciones en el matrimonio.

"Permite a los Estados toda la codificación y los convenios internacionales en materia de derechos humanos a regular el matrimonio por razón de sexo, o sea, no libera esa restricción (...) Honduras se ha reservado desde hace muchísimo tiempo la limitación que personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio", manifestó Madrid.

Por ello, solicitó al Poder Ejecutivo y a la Procuraduría General de la República (PGR) a no comprometerse ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para realizar reformas que le competen al Legislativo, esto en las relación a las recomendaciones enviadas por el ente internacional, que incluyen analizar la aprobación del matrimonio igualitario.

Vea también: Como un 'un distractor' califican tema del matrimonio igualitario en Honduras

Son derechos civiles

Tras las declaraciones de Áfrico Madrid, el diputado del Partido Libertad y Refundación (Libre), Víctor Grajeda, recordó que Honduras es un Estado laico, por lo que no debe meterse a la iglesia en una cuestión de derechos civiles.

Por otra parte, indicó que las recomendaciones enviadas por la CIDH son para enmendar la violación a derechos humanos en el caso de Leonela Zelaya, mujer trans asesinada en 2004, el cual no fue "bien atendido" en el país por lo que llegó al ente internacional.

Entre dichos puntos se encuentra "el tema de matrimonio igualitario como recomendación, no como solicitud ni para imponer o que va a haber un proyecto de ley que se va a presentar", enfatizó Grajeda.

También abordan la adopción para parejas LGTB, respeto para los ciudadanos con una orientación diferente a la heretosexual, prácticas no concebidas en la Constitución de la República.

También hay notas en materia de salud y educación, sectores en los que el diputado señaló existe discriminación para dicha comunidad.

"Parece mentira pero yo aquí sentado no puedo donar sangre (...) porque soy homosexual", reveló.

Puede interesarle: Subsecretario de Prensa le contesta al CNA: 'Al poder no le hace falta desprestigiar oenegés golpistas'