Para dirigir los servicios de seguridad dentro del Hospital Escuela de Tegucigalpa, Francisco Morazán, no es necesario "ser la octava maravilla del mundo", opinó este miércoles Melvin Ceballos, militante del partido Libertad y Refundación (Libre).

Esta declaración surge en medio de críticas de diversos sectores de Honduras porque las autoridades de la Secretaría de Salud cesaron a la empresa privada que proporcionaba seguridad y vigilancia al principal centro asistencial del país, y en su lugar, colocaron personas afines a Libre.

"Creo que para ejercer una jefatura de seguridad dentro del Hospital Escuela no se requiere ser la octava maravilla, sino tener empatía para tratar a los pacientes y familiares que vienen de tierra adentro", expresó Ceballos en el programa Frente a Frente de Canal 5.

Ceballos justifica la contratación de personas afines a Libre en puestos de guardias de seguridad del hospital capitalino, debido a que los celadores privados supuestamente trataban de manera inhumana a los pacientes.

"Tenemos videos, pruebas del maltrato que ha habido por parte de la seguridad interna a una mujer embarazada la bajaron por las gradas. Eran guardias que no tenían corazón", expresó el militante de Libre.

Además, justificó que en el país todos los puestos son políticos, por lo que "no vengamos a decir que se ha politizado el sistema de seguridad sanitario".

Ceballos aseguró, además, que los más de 100 guardias de seguridad contratados por el Hospital Escuela fueron capacitados durante 20 días por personal policial.

Entrega de seguridad

Por su parte, Kevin Girón, gerente de la empresa de seguridad CMK que estuvo a cargo de la vigilancia en el Hospital Escuela durante varios años, dijo que ya han retirado todo el sistema electrónico que tenían en las emergencias y afuera del sanatorio.

Asimismo, Girón señaló que ese centro asistencial carece de un sistema de seguridad, y destacó que dejan un protocolo establecido para el ingreso de privados de libertad de alta peligrosidad que llegan al hospital por cualquier razón de salud.

Capacitaciones

Mientras tanto, el representante de la Secretaría de Salud, Juan Lanza, aseguró que el cambio de seguridad no ha sido un proceso improvisado, ya que el personal estará en constante capacitación para garantizar un trato con respeto y dignidad a pacientes, sus familiares y al personal mismo del sanatorio.

"Este proceso no es sencillo, tenemos acompañamiento, vamos a tratar a la gente con respeto y dignidad, quien sea, están capacitados pero hay un proceso de adaptación", afirmó Lanza.

El funcionario agregó que de las 350 hojas de vida recibidas, al final contrataron a 135 guardias.

Por otro lado, el criminólogo Germán Licona advirtió sobre los riesgos que se pueden presentar en el Hospital Escuela al confiar la seguridad interna a militantes de Libre. "Se pueden dar un sinnúmero de situaciones" como el intercambio de niños o incluso el robo, según el experto.

"Creo que estamos cometiendo un grave error desde el punto de vista de seguridad en una institución que es referente a nivel nacional y la mayor parte de casos delicados llegan ahí", agregó.