"Se han decomisado aproximadamente tres millones de lempiras en pólvora. Ya hemos sobrepasado la cifra del año anterior", manifestó Josué Esperanza, portavoz de la Policía Municipal.

Además, Esperanza indicó que el producto decomisado posteriormente es llevado a un predio del relleno sanitario en la periferia de la capital, donde es destruido con apoyo de elementos del Cuerpo de Bomberos.

Sin embargo, lamentó que, pese a la prohibición vigente, dos menores de edad resultaron quemados por manipular artefactos explosivos en el Distrito Central durante las fiestas de Navidad.

LEA: Aumenta cifra de niños quemados por pólvora en comparación con 2022

En tal sentido, recordó que las multas para quienes irrespeten la ordenanza de cero uso y venta de pólvora, van desde 5,000 hasta 60,000 lempiras, según la normativa municipal vigente.

Advirtió que este fin de semana, en la celebración de fin de año, es la temporada donde se reporta más uso de pólvora, debido a que hay quema de monigotes.

"Es importante que la población capitalina esté pendiente de lo que están haciendo sus hijos o los menores en general. Además, que tengan a cargo para evitar tragedias y a su vez, multas y sanciones", expresó Esperanza.

Actualmente, la Alcaldía cuanta con una campaña "Los cuetes no son juguetes" para evitar quema de pólvora en la capital.

De igual forma, invita a la ciudadanía a denunciar a la línea 100 de la AMDC cualquier venta ilegal de pólvora en la capital hondureña.

Menores quemado por pólvora

El portavoz de la Fundación Hondureña para el Niño Quemado (Fundaniquem), Alfredo Ortiz, informó que al menos 13 menores tuvieron que ser hospitalizados a nivel nacional por quemaduras durante las celebraciones navideñas.

La quema de pólvora es un elemento tradicional en las fiestas de Navidad y de fin de año en Honduras. Sin embargo, su uso también representa un peligro, especialmente para los niños.  

Los casos más comunes son las quemaduras en las manos, la cara y los ojos. En algunos casos, las lesiones son tan graves que pueden provocar mutilaciones o incluso la muerte.  

Las causas de los accidentes son variadas, pero la mayoría se deben a la falta de supervisión de los adultos. Los niños suelen manipular la pólvora sin saber cómo hacerlo de manera segura, lo que puede provocar explosiones o quemaduras.

VEA: Vecino mata a joven porque reventó un mortero 'tumba casa' en colonia de Comayagüela