Un defensor privado y un exfiscal coinciden que la mala investigación que realizan agentes de la Dirección Policial de Investigación (DPI), le está pasando factura al Ministerio Público.

Pero este problema no es nuevo, lleva décadas y cada vez la situación empeora y esto repercute en las víctimas que no ven una justicia efectiva.

"La mala investigación es un factor y la otra situación, los agentes no están preparados psicológica y mentalmente para encontrar evidencia mínima, no encuentren nada", señala Marlon Duarte, defensor privado.

Más que una investigación, asegura el defensor, lo que los investigadores hacen es obtener información.

"Solo se basan en si tiene bienes, ven la matrícula (registro) del bien y lo pasan por investigación, eso es un acto de información. Toda información que se maneja en plataformas públicas solo se solicita", señala Duarte.

Además agrega, dice, no se está utilizando evidencia científica, que dén certeza a los jueces o magistrados para condenar a una persona.

"En Honduras es más importante una declaración testifical de los hechos que la prueba científica", apuntó.

En conclusión del defensor las pruebas de investigación se usan para destruir a los contrincantes políticos, los empresarios a su competencia.

"Se fabrican expedientes, casos para quitar los bienes a la gente. Alguna prefirió declararse culpable para no seguir en esa agonía de estar presos. Había Tribunales y jueces que se prestaron a eso. La investigación es prioritaria", puntualizó.

En tres factores falla el MP

El exfiscal Víctor Cáceres, dice que son tres cosas, en las que más cojea el Ministerio Público.

"Una es la investigación a cargo de la DPI o Policía Preventiva. Los casos son pobres, como defensor uno lo mira, para el defensor es bueno, pero, si yo fuera la víctima me preocuparía porque los casos, la mayoría, están mal investigados", lamenta.

Son casos incompletos, en algunos asegura, utilizan pruebas que se inventan.

"El segundo, se dan falsos positivos, sobre todo en los casos de drogas, están deteniendo muchachos a los que les ponen cuatro bolsas de marihuana o cocaína y los defensores para no complicarse los someten a procedimiento abreviado", denuncia.

Y hay pronunciamientos de la Corte, porque hay cantidades estipuladas que se consideran para consumo personal diferido.

"Ese tipo de casos que he visto que son falsos positivos en los que crean los casos, plantan las evidencias y aumentan las estadísticas. Hay una alta cantidad de gente que habitualmente son consumidores" apunta.

Y el tercer factor que señala el exfiscal, es la poca capacidad de los fiscales.

"Me da pena ajena ver unos muchachos y fiscales de varios años que no han procurado autocapacitarse porque la Fiscalía, si bien es cierto realiza capacitaciones, no le prestan atención, son pocos los que quieren aprender, comenta Cáceres.

No valoran experiencia

Según Víctor Cáceres el declive en la capacidad de los fiscales es notoria y lo más lamentable, son los nuevos los que ahora dirigen unidades y coordinan regionales según denuncia, dejando a los antiguos relegados.

"Hay fiscales nuevos que están dirigiendo fiscalías regionales, secciones o departamentos. No es demeritar, pero si usted tiene varios años y llega un cipote nuevo por mucha academia, no es lo indicado para que sea jefe de gente con expertis", advierte.

Para Cáceres, los fiscales que tienen calle ahora dependen de fiscales con dos años de antigüedad.

"Eso rompe el esquema de mando. La institución que tenemos es distinta a la de 20 o 10 en la que había más compromiso. Vemos en algunos casos cómo una buena defensa le pasa por encima al Ministerio Público sin rebaja", acotó.

tunota.com quiso obtener la versión del Ministerio Público, pero no se tuvo respuestas para que explicaran a qué se debe el poco éxito en diversos casos de alto y menor impacto que procesan en los tribunales.

Dato

El fallo absolutorio de la Sala II del Tribunal de Sentencia para el exalcalde de Talanga, Francisco Morazán, Roosevelt Avilez, su esposa Nancy Santos y para Fadde Avilez, Bella Ríos (suegra) y César Ríos (cuñado), fue un duro revés para el ente fiscal.

Honduras está en proceso de elegir un nuevo fiscal general y adjunto, los que vendrían a dar una nueva dinámica para impulsar acciones que generen resultados efectivos en los procesos judiciales.

Lea: Julio Raudales cree inadecuado que abogados de narcos y corruptos se postulen a fiscal