El diputado Jari Dixon, del oficialista partido Libertad y Refundación (Libre, de izquierda), mencionó en una conferencia de prensa que el contrato para la construcción del aeropuerto de Palmerola es "totalmente ilegal y antiético".

"Es un contrato que solamente favorece a la empresa (PIA), Honduras invirtió todo su dinero y el Estado no está recibiendo absolutamente nada de ese aeropuerto, es la empresa que hoy dirige Palmerola la que se está llevando todas las ganancias", lamentó Dixon.

Desde mayo de 2022 la comisión especial estuvo realizando las investigaciones para analizar el contrato del aeropuerto de Palmerola, ubicado en Comayagua, a unos 85 kilómetros al norte de Tegucigalpa, capital del país centroamericano.

El Legislativo hondureño nombró en ese mismo mes la comisión especial para investigar al contrato de construcción de Palmerola, con el fin de interpelar a las autoridades de la Superintendencia de Alianza Público Privada (SAPP) que otorgaron la concesión para la construcción del aeródromo.

"Nosotros lo que pedimos es la revisión obligatoria de este contrato porque Honduras no puede perder más dinero. Se invirtieron más 6,200 millones de lempiras y el Estado de Honduras no está percibiendo ni un centavo", mencionó el parlamentario.

Congreso Nacional presentará conclusiones finales

Por su parte, el diputado Ramón Barrios, quien preside dicha comisión, mencionó que han sostenido una reunión con los miembros de la misma, para realizar las conclusiones finales del informe sobre Palmerola.

Según el diputado de Libre, la investigación, revisión y posible cancelación del contrato de Palmerola se debería a que el 60 % de la inversión en el aeropuerto corresponde a dinero del Estado.

Además, parte de lo invertido en Palmerola corresponde a los colegios magisteriales, pues el Instituto Nacional de Previsión del Magisterio (Inprema) realizó una inversión de 110 millones de dólares (unos 2,450 millones de lempiras) en el aeródromo.

La millonaria transacción se aprobó el 26 de enero de 2022, un día antes de la transición del nuevo gobierno, a pesar de las recomendaciones que hizo la Auditoría Interna, el Departamento Legal y la Comisión de Inversión del Inprema.

El Estado de Honduras no recibirá ningún centavo durante los 28 años que dura la concesión a PIA.

Honduras denuncia irregularidades

En una rueda de prensa el pasado martes, el titular de la Secretaría de Infraestructura y Transporte (SIT), Mauricio Ramos, dijo que hasta ahora la única que se ha beneficiado con la obra es la concesionaria PIA, y que el país ha sufrido "un engaño permanente", con una obra de infraestructura que tuvo un costo de 191 millones de dólares (unos 4,721.52 millones de lempiras).

Palmerola fue inaugurado a finales de 2021 por el entonces presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, quien desde abril de 2023 enfrenta juicio por narcotráfico en Estados Unidos.

Ramos señaló que el actual Gobierno, que preside Xiomara Castro, ha encontrado indicios de "un proceso viciado de licitación y adjudicación" del proyecto, y que se ha descubierto "la pérdida misteriosa de la información relacionada" con la concesión.

Además, de manera fraudulenta "hicieron pasar a Aeropuertos Munich como un co-operador, cuando la relación existente era únicamente de consultor".

Según la denuncia, la autorización temprana del aeropuerto le implicó al Estado de Honduras asumir un sobrecoste de 2.1 millones de dólares (51.9 millones de lempiras), y el único favorecido es la concesionaria PIA, a la que se le exoneraron todos los impuestos.

Pérdidas millonarias

Con tantas concesiones, el Estado ha perdido más de 16 millones de dólares (395.52 millones de lempiras), además de haber cedido 22.85 millones de dólares (564.85 millones de lempiras) para realizar las obras, cuya obligación era del inversionista.

Con Palmerola, que representó la pérdida de categoría internacional del aeropuerto Toncontín, de Tegucigalpa, también hubo una sobrevaloración de los costes de construcción.

Entre otras irregularidades, Ramos indicó que la concesionaria PIA ha "falseado la información" en lo que respecta a las proyecciones de pasajeros que utilizarán Palmerola.

En opinión de Ramos, Palmerola, dentro de dos décadas, no llegará a movilizar 600,000 personas al año, porque la mayoría de pasajeros utilizan el aeropuerto Villeda Morales, en La Lima, Cortés (norte).

En ese sentido, el titular de la SIT indicó que las operaciones continuarán en Palmerola y que no se prevé que haya despido de personal, pero que el tema sobre la concesión ahora lo discutirán con los ejecutivos de la concesionaria PIA en Miami, Estados Unidos, hacia donde viajará una comisión integrada por funcionarios hondureños.

Palmerola rechaza acusaciones del Gobierno de Honduras

El presidente del Consejo de Administración de PIA, Erick Spears, rechazó el miércoles las acusaciones del Gobierno de Honduras sobre las supuestas irregularidades que se habrían cometido en la concesión y construcción del aeropuerto.

Spears dijo que los señalamientos que hizo el titular de la SIT son "falsas" y que, "por versiones extraoficiales" que ha conocido, el Gobierno estaría pretendiendo traspasar la concesión de PIA a China, país con el que Honduras acaba de abrir relaciones diplomáticas y está buscando un Tratado de Libre Comercio (TLC).

Spears enfatizó, en declaraciones a TN5 de Canal 5, que PIA es un proyecto de país, pero que si el Gobierno se quiere quedar con él, "pongámosle un justiprecio y trabajamos para terminar con un buen fin".

Añadió que PIA no ha hecho nada que vaya en contra de la ley y que están dispuesto a reunirse con autoridades del Gobierno con toda la documentación para demostrarlo.

Según Spears, es contradictorio que Ramos haya dicho que no han encontrado documentación relacionada con la concesión del aeropuerto, y salga denunciando cosas sobre las presuntas irregularidades.

Dijo, además, que autoridades del Gobierno hondureño no le han respondido varias llamadas que les ha hecho desde hace varias semanas, para hablar sobre Palmerola.

Vea además: 'Cláusulas leoninas favorecen a una de las partes desmesuradamente': Barrientos, sobre caso Palmerola