La presidenta Xiomara Castro, presentó este miércoles un plan "Estrategia Cero Deforestación al 2029", el cual tendrá una inversión de 19,000 millones de lempiras.

El plan fue presentado por Castro en la Laguna del Cacao, en el municipio de Jutiapa, departamento caribeño de Atlántida, donde la mandataria dijo que es "urgente" que el Parlamento hondureño reforme el Código Penal para castigar los delitos ambientales.

Cada año en el país centroamericano se pierden hasta 65,000 hectáreas de bosques por la deforestación, según cifras oficiales.

"Desde el inicio de mi gobierno hemos invertido 1,600 millones de lempiras en protección del ambiente. Esta inversión ha dado frutos significativos en la protección del Lago de Yojoa; la Biosfera del Río Plátano y las zonas protegidas de la Cuenca del Cajón", subrayó la presidenta hondureña.

Protección al medioambiente

Enfatizó que su Administración ha venido "protegiendo" los bosques, ríos y cuencas para las próximas generaciones y exhortó a los hondureños a "proteger con determinación y valentía" la biodiversidad, "herencia de nuestros ancestros y de nuestra naturaleza".

Castro ordenó a la Policía Militar del Orden Público (PMOP) y la Policía Nacional desalojar en un plazo de 45 días a todas las personas que están "destruyendo el bosque y los ríos con proyectos de explotación irracional de los recursos naturales y urbanizaciones".

Además, pidió a sus funcionarios ambientales que permanezcan con su personal el 50 % de su tiempo en las zonas afectadas "cuidando nuestros recursos".

La mandataria señaló que la Mosquitia es "el pulmón del mundo y no vamos a permitir su destrucción".

Emergencia ambiental en Honduras

El pasado 22 de mayo, Castro declaró el estado de emergencia ambiental de los bosques de Honduras; la defensa de las áreas protegidas y las zonas productores de agua.

Castro entregó los títulos de propiedad de 9.064 hectáreas en la zona cultural de la Reserva del Hombre y Biosfera del Río Plátano; que reconoce los derechos de posesión de los pueblos indígenas y afrohondureños beneficiando a 27 comunidades y a más de 23,000 habitantes.