"No hay mercado y eso nos tiene preocupados a los productores porque queremos alternativas para colocar la producción de maíz", señaló Dulio Medina.

El productor indicó que y la agroindustria de gallinas, que es uno de sus principales clientes, está al “tope” de contratos “y la capacidad de recibo que se comprometieron de un 1.6 millones de quintales, se esfumó.

Explicó que perdieron la mesa de convenio de balanceados (convenio que se hace para la compra y enta de granos), "porque la agroindustria importa con cero arancel desde 2020, entonces la aplicación del Tratado de Libre Comercio nos quitó un 50 por ciento de nuestra comercialización".

Según la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), la producción de maíz cerró con un récord producción de 16 millones de quintales en el 2023.

En contra

Por otra parte, Medina detalló que otro factor negativo a tener en cuenta es que los importadores están trayendo maíz amarillo sin medida.

"Esos son productos de tipo s2, s3 y s4, y ese maíz no es apto para el consumo humano, y eso lo están ofertando a los pueblos de La Esperanza, toda la zona de occidente", apuntó.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) revelaron que la oferta interna de maíz blanco en Honduras decreció a una tasa media anual del 0.6%, pasando de 14.7 a 16.9 millones de quintales.

El grado de dependencia de las importaciones de maíz en promedio fue del 7.8%.

La agricultura en Honduras se ha visto afectada por el éxodo migratorio, que desde el 2023 dejó varias zonas sin mano de obra.

LEA: Evalúan daños por lluvias en el sector agropecuario hondureño