¿Qué se celebra el 3 de febrero en Honduras? Es la pregunta que muchos se hacen debido a que el 2 de febrero se celebra todos los años la alborada a la Virgen de Suyapa en la Basílica, donde miles se reúnen en la Basílica de Suyapa para esperar las 12:00 de la noche y festejar el cumpleaños de La Morenita el 3 de febrero.

Este 2024 fue el aniversario 277 del descubrimiento de la Virgen de Suyapa, una figura religiosa importante para la comunidad católica. La Virgen de Suyapa es 'La Patrona de Honduras', una expresión que se utiliza para la advocación de la Virgen María en el país centroamericano.

Una advocación de María en la Iglesia Católica se refiere a una forma específica o título bajo el cual la Virgen María es venerada. Cada advocación destaca un aspecto particular de la vida de María, un evento específico en la historia cristiana, o una devoción particular.

La Iglesia Católica reconoce y celebra numerosas advocaciones marianas en todo el mundo. Algunas de las advocaciones más conocidas incluyen Nuestra Señora de Guadalupe, Nuestra Señora de Fátima, Nuestra Señora de Lourdes, Nuestra Señora del Rosario, y muchas otras.

Cada advocación tiene una historia única, a menudo asociada con apariciones marianas o eventos milagrosos.

¿Qué se celebra el 3 de febrero en Honduras?

El aniversario de la Virgen de Suyapa se remonta a la fecha en la que se celebra el descubrimiento de La Morenita.

En un sábado del mes de febrero de 1747, la vida de Alejandro Colindres, un humilde agricultor, y el joven Lorenzo Martínez Calona, dio un giro extraordinario en la aldea de Suyapa. Exhaustos tras una jornada de arduo trabajo en la cosecha de maíz, decidieron descansar en la quebrada del Piligüín, un lugar propicio para pernoctar.

La noche caía cuando, sin percatarse, Colindres sintió un estorbo al intentar descansar. Era una diminuta imagen tallada, que en la oscuridad le resultaba molesta al recostarse. Sin comprender completamente lo que tenía en sus manos, lo guardó en su alforja y, al despertar al día siguiente, se lo entregó a su madre Ana Caraballo y a su hermana Isabel Colindres.

La revelación fue asombrosa: la imagen, apenas de seis y medio centímetros de altura, representaba a la Inmaculada Concepción de María. Tallada en madera de cedro, la figura era sostenida por el niño Lorenzo. Su rostro moreno reflejaba la nobleza de la raza indígena, con mejillas redondeadas y una cabellera lacia que caía hasta los hombros.

Figura de Virgen de Suyapa. Foto: Cristina Kafati, Suyapa Medios
Figura de Virgen de Suyapa. Foto: Cristina Kafati, Suyapa Medios

Las manos de la pequeña virgen estaban unidas en actitud de oración, y su vestidura original en rosa pálido apenas se dejaba ver debajo de un manto oscuro tachonado de estrellas doradas y adornado con valiosas alhajas.

La imagen, conocida como la Virgen de Suyapa, se convirtió en un símbolo de devoción en Honduras. La historia de su hallazgo, envuelta en la sencillez de dos campesinos, resonó a lo largo de los siglos, y la imagen se trasladó a la Basílica de Suyapa, donde miles de fieles acuden para rendir homenaje a la Madre de Dios.

Hoy en día, cientos de peregrinos se trasladan desde el interior del país a la capital cada febrero para visitar a la Virgen de Suyapa, que se encuentra en la Basílica de Suyapa en la Aldea de Suyapa en Tegucigalpa.

LEA TAMBIÉN: ¡Espectacular 277 aniversario del hallazgo de la Virgen de Suyapa!