En el programa Foros de radio HRN y TSi, Escoto destacó que el desafío del estado hondureño es recuperar la matrícula escolar prepandemia, que alcanzaba al menos 2.2 millones de estudiantes.

La matrícula escolar de 2023 se situó en 1.8 millones de alumnos de preescolar, escolar y secundaria, por lo que "hablamos de 400 mil niños y niñas que, aunque las escuelas están abiertas, algunos no pudieron regresar porque tienen sobreedad y ahora son analfabetas infantiles", subrayó Escoto.

Asimismo, el exfuncionario resaltó la necesidad de que Honduras aumente tanto la cobertura como la calidad educativa.

VEA: Honduras retrocede 10 años en el aprendizaje de matemáticas, según informe de la UPNFM

Aunque la cobertura en el nivel primario es "razonable", alcanzando el 90 por ciento, en preescolar es apenas del 35 por ciento, cifra muy baja en comparación con otros países de Centroamérica, donde supera el 70 y 80 por ciento, según el exfuncionario.

Por otro lado, la cobertura del nivel educativo secundario no supera el 40 por ciento en Honduras, mientras que en países vecinos, como Costa Rica, alcanza el 80 por ciento, según Escoto.

Retos en educación

El analista en temas educativos sugirió que "los retos siguen siendo amplios en cobertura educativa" y enfatizó la importancia de pensar en cómo acompañar a las poblaciones vulnerables "excluidas" por la pandemia, que ahora son analfabetas.

Escoto señaló que "el analfabetismo se reconoce después de los 15 años, pero Honduras tiene unos 40 mil niños que no saben leer ni escribir, no están en el sistema educativo y muchos, después de la pandemia, no pueden regresar porque la edad no se lo permite".

En este contexto, el exsecretario reiteró la necesidad de que el Estado convoque a discusiones con la sociedad civil, empresas privadas y países cooperantes sobre inversión educativa y analice "hacia dónde debemos dirigir esfuerzos para aquellos que no están en las escuelas y colegios".

TAMBIÉN: Año lectivo cerrará con 152 días de clases en 2023, según ASJ

Según Escoto, por cada tres alumnos, hay uno que está fuera del sistema educativo hondureño, lo que representa 1.2 millones de niños y jóvenes. Alertó que "si no hacemos nada muy pronto, tendremos un niño fuera por cada uno en las aulas".

"Esto nos obliga a tomar decisiones monumentales. Se debe duplicar una Secretaría de Educación para la inclusión y remediación, para enderezar el barco que no era tan bueno antes de la pandemia y que durante la pandemia nos ha dejado a la deriva", expresó el experto.

Marlon Escoto también manifestó su preocupación por la dificultad que representa la pedagogía virtual en Honduras y el hecho de que muchos jóvenes estén migrando sin haber completado sus estudios.

PUEDE LEER: El 35% de estudiantes de 5to y 8vo grado buscaría emigrar, según estudio de la UPNFM