En un país marcado por una rica diversidad cultural y religiosa, Honduras ha sido escenario de una variada gama de creencias y prácticas espirituales.

Según el Informe de 2021 sobre la Libertad de Culto, emitido por la Embajada de Estados Unidos en Honduras, las estadísticas revelan un panorama fascinante de las afiliaciones religiosas en la nación centroamericana.

Con base en el análisis de datos demográficos, se destaca que el grupo religioso más numeroso en Honduras es el protestante evangélico, con un notable 48% de la población identificándose como tal. Esta cifra demuestra la influencia significativa que este segmento tiene en la composición religiosa del país.

Variedad de creencias

La población hondureña exhibe una amplia gama de afiliaciones religiosas, con el catolicismo romano como la segunda denominación más grande, abarcando alrededor del 34% del total. Sin embargo, también se encuentran presentes una variedad de grupos religiosos, cada uno representando menos del 5% de la población.

Entre estos grupos se incluyen la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, los episcopales, los luteranos, la Iglesia católica apostólica ortodoxa de Antioquía, los musulmanes, los judíos, los bahaíes, la Iglesia morava y varios grupos anabaptistas y menonitas.

Además, existen iglesias protestantes evangélicas independientes como la Iglesia de Dios, las Asambleas de Dios, la Iglesia Vida Abundante, la Iglesia Amor Viviente, el Centro Cristiano Internacional y otras denominaciones que operan sin afiliación denominacional.

El Informe proporciona detalles sobre el número de miembros de algunas de estas comunidades religiosas. Por ejemplo, la Iglesia Adventista del Séptimo Día informa de una membresía de 79,518 personas, mientras que los Testigos de Jehová cuentan con 23,016 miembros.

La comunidad musulmana registra aproximadamente 2,695 miembros, mayoritariamente suníes, con un sorprendente 90% de conversos a esta fe. Por otro lado, la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía tiene alrededor de 5,000 miembros, mientras que la comunidad bahaí estima contar con 1,031 miembros, y la comunidad judía con 275.

En cuanto al marco legal que rige la libertad religiosa en Honduras, la constitución garantiza el libre ejercicio de todas las religiones, siempre que no infrinjan las leyes o el orden público. Sin embargo, existe una prohibición expresa de que los líderes religiosos ocupen cargos públicos o realicen declaraciones políticas.

Las organizaciones religiosas tienen la posibilidad de registrarse como entidades jurídicas, bajo la clasificación de asociaciones religiosas. Para obtener esta clasificación, deben presentar una solicitud detallada a la Secretaría de Gobernación, Justicia y Descentralización, describiendo su estructura organizativa, estatutos y objetivos. Asimismo, deben proporcionar informes financieros y de actividades de manera anual para mantener su inscripción.

Aquellas organizaciones religiosas que obtienen el registro pueden solicitar beneficios como exenciones tributarias y de derechos aduaneros a la Secretaría de Finanzas. Sin embargo, las organizaciones no registradas no tienen derecho a tales beneficios fiscales.

Iglesia católica de Honduras pide erradicar 'la indiferencia' en el viacrucis de Jesús