El exmagistrado del extinto Tribunal Supremo Electoral (TSE), Arístides Mejía, afirmó que no existe impedimento jurídico para que el Congreso Nacional no acepte la renuncia presentada por el designado presidencial, Salvador Nasralla, quien busca participar en las elecciones presidenciales de 2025.

Mejía señaló que el cargo tiene una dimensión política al ser electo junto a la presidenta Xiomara Castro en 2021, por ello la decisión de aceptar o no la renuncia se basa en intereses políticos de los líderes de las bancadas parlamentarias.

"Salvador, que fue elegido en un proyecto político y ahora que ya no quiere estar ahí porque quiere volver a la política, está sujeto a consideraciones políticas", manifestó Mejía en el foro Frente a Frente de Canal 5.

Salvador Nasralla presentó oficialmente su renuncia como designado presidencial el 1 de abril y la formalizó el 10 del mismo mes, pero hasta la fecha no ha sido tramitada en el Legislativo. Según el artículo 205, numeral 12 de la Constitución de la República, corresponde al Congreso Nacional decidir sobre las renuncias de los designados presidenciales, con una mayoría de 65 votos de los 128 diputados.

VEA: Estos son los diputados que no apoyan la renuncia de Salvador Nasralla

Juego político

El dirigente del Partido Nacional, Fernando Anduray, considera que la demora en discutir la renuncia es parte de un "juego político" relacionado con las posibilidades electorales de Nasralla y la prohibición en el numeral 1 del artículo 240 de la Constitución de que los designados presidenciales sean elegidos presidentes.

"Si la renuncia de Nasralla no es aceptada en el Congreso Nacional, él sigue siendo designado presidencial y el Consejo Nacional Electoral (CNE) no puede inscribir su candidatura por ningún partido político", explicó Anduray.

Anduray enfatizó que no hay argumentos jurídicos para rechazar la renuncia del designado, solo políticos.

En la misma línea, el exmagistrado del desaparecido TSE, Dennis Gómez, opina que no hay impedimento jurídico sino político y critica la práctica de ignorar la Constitución cuando hay acuerdos políticos.

Gómez considera "complicado" el panorama para Salvador Nasralla y sugiere que si hubiera voluntad de aceptar su renuncia de manera rápida, el Congreso ya lo habría hecho.

Los votos ya están

Respecto a la aceptación de la renuncia, la esposa de Nasralla, Iroshka Elvir, diputada del Partido Salvador de Honduras (PSH), informó que tienen 71 firmas de diputados a favor de aceptarla.

La Junta Directiva del Congreso Nacional está evaluando legalmente la renuncia y se espera que sea discutida en una sesión la próxima semana, el martes.

LEA: 'Acepten de inmediato mi renuncia, respeten la democracia y el orden constitucional': Nasralla