De acuerdo a expertos en temas políticos, uno de los mayores retos de las elecciones generales del próximo 28 de noviembre en Honduras será revertir el abstencionismo.

Y es que la cultura de algunos hondureños de no acudir a ejercer el sufragio se ha convertido en una figura, que pese a los llamados para votar por parte de diferentes actores ha estado presente en los procesos electorales con porcentajes fluctuantes desde los años ochenta.

La falta de confianza y credibilidad en los políticos y en las instituciones públicas y políticas; es uno de los factores que más ha incidido para que los hondureños no acudan a los centros de votación.

Lea también: Conozca quiénes son los presidenciables y qué aspirantes se hicieron a un lado del proceso electoral del 28-N

En ese sentido, el analista Rafael Delgado señala que todos los estudios detallados y profundos que se han hecho sobre la democracia indican lo antes mencionado.

Eso se traduce en un abstencionismo, en una actitud de que el voto no va a generar ningún cambio o que no sirve para nada. Es por eso que la gente se aleja del centro de votación”, sostuvo Delgado.

Revertir abstencionismo

En una democracia donde el apoyo de los hondureños es apenas del 30 por ciento, según el último informe de Latinobarómetro, la fragilidad es evidente.

En ese sentido, según los entendidos en la materia, el abstencionismo ha jugado en contra de los procesos democráticos por la apatía del elector.

Además, consideran que el desafío en esta coyuntura es tratar de revertir las cifras y tendencias de las elecciones primarias del pasado marzo de este año.

En dichos comicios, se reflejó una abstención de más del 40 por ciento, según los consultados por TN5 Estelar. También, indican que en los comicios generales de 2017 el porcentaje fue de un 42.8 por ciento de un padrón electoral de más de seis millones de electores.

Para estas elecciones generales del próximo domingo se contará con un censo nacional depurado; las esperanzas se cifran en que el número de electores que no votan disminuya.

Podría interesarle: Más partidos políticos en contienda electoral no significa más democracia en Honduras, según analistas

“Esa situación de muertos que siempre ha estado dentro de los procesos ha aumentado el criterio de abstención; recordemos que en Honduras los muertos votan”, manifestó el politólogo, Sergio Vélez.

Sin embargo, aunque es lo que se espera, hay otros factores que juegan en contra; como el desinterés y desencanto debido a las condiciones de vida de un alto porcentaje de hondureños que los motiva a migrar, haciéndoles parte de ese abstencionismo.

La escogencia de gobiernos en los procesos electorales ha estado marcada por el abstencionismo. En las elecciones de 2009 alcanzó uno de sus máximos porcentajes con más del 50 por ciento.

Entre tanto, en el 2013 se redujo a un 39 por ciento, aumentando un tres por ciento en 2017. Además, se ha reforzado con votos nulos y en blanco.

Vea acá el especial de TN5 Estelar de las Elecciones Bicentenario sobre porque las elecciones del próximo domingo representan el desafío de vencer el abstencionismo electoral

https://www.youtube.com/watch?v=Y8Ep1YJ9yKs