Taxistas hondureños iniciaron el miércoles 27 de mayo una toma a nivel nacional para exigirle al gobierno que les permita trabajar, en medio de la emergencia nacional por el covid-19, ya que suman más de 70 días sin laborar.

Conductores de taxis y buses rapiditos comenzaron desde temprano con plantones en las salidas de Tegucigalpa hacia la zona sur y norte del país, también en Comayagua (centro), San Pedro Sula, Cortés, en La Ceiba, Atlántida (norte), y en Santa Bárbara (occidente).

Vea: "Abrir el transporte sería desatar una pandemia mayor", advierte Jorge Lanza

"Tenemos 72 días de no recibir tarifa", reclamó el presidente de la Asociación de Taxistas de Honduras (Ataxish), Víctor Aguilar, al exigir al gobierno que se retome el servicio de transporte.

De no permitirles laborar, los trabajadores piden al gobierno que les otorgue un bono compensatorio y además, la suspensión de la matrícula vehicular de este año.

El Instituto Hondureño de Transporte Terrestre (IHTT) , por su parte, anunció el martes que la próxima semana se retomarán operaciones del transporte en Tegucigalpa y San Pedro Sula.

Las pruebas comenzarán en el Distrito Central con el rubro de taxis, en el que solo se permitirá dos pasajeros, y en San Pedro Sula con buses urbanos pero para transportar a empleados de maquilas, dijo el comisionado del IHTT, Rafael Ruiz.

Le puede interesar: Anuncian plan de reapertura inteligente del transporte público en Honduras