"La recompensa será de L 800 Mil para quienes faciliten capturas de asesinos en masacres de Choloma y SPS (San Pedro Sula). Las siguientes medidas serán anunciadas por el Ministro de Seguridad. Pido su colaboración para desmontar el crimen que opera impunemente en Honduras", escribió la mandataria en su cuenta de Twitter.

Por su parte, la Policía Nacional en las últimas horas pidió a la ciudadanía su colaboración y garantizó la confidencialidad de las personas que brinden información fidedigna sobre estos casos.

LEA: Mil agentes más para controlar violencia en el Valle de Sula dice ministro de Seguridad

"La Policía Nacional ofrece una recompensa a cualquier persona que ayude a dar información fidedigna sobre las muertes múltiples en San Pedro Sula y Choloma, Cortés. Favor comunicarse al teléfono +504 9437-2554", citó la institución policial.

Otras medidas

De igual forma, la gobernante hondureña decretó un "toque de queda especial" en los municipios de Choloma y San Pedro Sula.

"Se inician múltiples operativos, allanamientos, capturas y retenes durante las 24 horas, aplicando a partir de este día un toque de queda especial para Choloma, desde las 9:00 p.m. a 4:00 a.m.", indicó Castro.

En San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante de Honduras, cercana a Choloma, el "toque de queda será a partir del 4 de julio", durante "15 días prorrogables", según dijo la mandataria.

"He tomado medidas para darles seguridad ante el brutal y despiadado ataque terrorista a que están sometidos por los matones a sueldo entrenados y dirigidos por los cabecillas del narcotráfico que operan impunemente en el corredor de la droga, Valle de Sula", señaló Castro.

Masacres

El pasado jueves 22 de junio, tres personas, una mujer y dos hombres, fueron asesinados en el barrio Río de Piedras, de San Pedro Sula.

La mujer fue identificada como Erika Bandy García, esposa del presunto narcotraficante hondureño Magdaleno Meza o conocido también como Nery Orlando López, asesinado en una cárcel en 2019.

Uno de los hombres era el chófer de García y el otro su guardaespaldas, según informó la Policía Nacional.

También, la noche del sábado 24 de junio en el interior de un billar en el sector de Choloma, en el norte de Honduras, 13 personas murieron, víctimas de una masacre perpetrada por hombres fuertemente armados.

La barbarie se registro en el barrio Victoria, de un poblado bajo la jurisdicción del municipio de Choloma, donde las víctimas celebraban un cumpleaños, según versiones de medios locales de prensa.

Entre las víctimas figuran una mujer, identificada como Xiomara Cocas, presidenta del sindicato de trabajadores de una empresa ensambladora que está cerrando operaciones en el norte de Honduras, y un hijo suyo.

La masacre de estas 16 personas en San Pedro Sula se suman a la del pasado martes 20 de junio, cuando 46 mujeres murieron en una reyerta, seguida de un incendio, en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS) en Támara, Francisco Morazán.

De las 46 víctimas, 23 murieron por armas de fuego y blancas, mientras que el resto calcinadas en el incendio. 

VEA: Papa Francisco pide por víctimas y familias de las 46 fallecidas en cárcel femenina de Támara