El exministro de Finanzas de Honduras, Arturo Alvarado, desplegó una serie de combinaciones económicas para tener una reactivación económica responsable producto de la pandemia por coronavirus, entre las que destacan políticas fiscales y monetarias entre otras, pero que todo esto se enmarque en un solo fin: "mejorar las condiciones de vida de los hondureños".

Alvarado, quien participó en lunes en FOROS de Radio HRN y TSi, indicó que de los mayores problemas históricos de Honduras son sus acciones cortoplacistas, por lo que crisis actual que está generando el confinamiento "nos da la oportunidad de reinventarnos y decir qué queremos hacer de Honduras, cómo la podemos reinventar hacia adelante", explicó.

¿Qué hacer ante eso?

En ese sentido, Alvarado dice que se deben enfocar todos los esfuerzos "en tener crecimiento económico" y que, para eso, "es necesario un marco económico estable, donde la política fiscal y monetaria se complementen para traer inversión nacional y extranjera".

Además, se debe apuntar a la necesidad de "más ingresos para el Estado a través de una base de ampliación tributaria, pero usar esos recursos para mejorar las condiciones de vida de la población del país, para que el hondureño tenga esperanza que su vida va a mejorar y que logremos reducir la pobreza. Y que la riqueza generada sirva para mejorar las condiciones de vida. Esta es la oportunidad de mejorar las condiciones de vida de los hondureños", opinó.

Presupuesto austero

Alvarado, quien fuera ministro de Finanzas entre 2002 y 2004, en el gobierno de Ricardo Maduro, es uno de los pocos ministros que logró estabilidad económica. De hecho, se le destacó en su aquellos en la prensa, porque no hizo uso de los recursos del Estado para actividades regulares como llegar a trabajar manejando su propio vehículo y sin usar la gasolina asignada.

Además, viajaba en vuelos comerciales con pasajes en clase económica e incluso, Alvarado devolvía los fondos estatales que no ocupó. Durante su gestión como ministro, logró estabilidad y saneamiento en las finanzas públicas, la mayoría con medidas de austeridad.

Con ese marco, Alvarado propuso en FOROS que se necesita un presupuesto austero de cara a pagar las nuevas contraídas producto de la pandemia.

"Necesitamos un presupuesto focalizado en base cero. Olvidarnos de cómo veníamos presupuestando y construir uno que ayude a reducir el gasto corriente del gobierno", dijo.

A criterio del exfuncionario, no es posible que los empleados de la empresa privada sí se hayan sacrificado durante la pandemia, algunos con rebajas de sueldos, bonos y beneficios y que los empleados públicos no vayan a correr con los mismos compromisos.

"Voy a enfatizar en un presupuesto base cero, para que Honduras vaya trabajando en su reactivación económica, tenemos un reto enorme en ayudar a los sectores más necesitados del país".

Focalizar prioridades

La vía para lograr esa austeridad presupuestaria es "focalizarse en la salud y su cobertura. También en educación en su regreso a clases, habrá que ayudar a las conexiones de internet para los niños que no tiene", explicó.

Según datos revelados por el economista, los ingresos de Honduras habían caído en L15 mil millones antes de la pandemia, mientras que ahora "serán más de 30 mil millones de lempiras. Esto viene a mermar los esfuerzos hechos. Entrar a una economía gradual no significa que la economía se vaya a reactivar de un día para otro", cerró.

https://www.facebook.com/watch/?v=2740235136296638&extid=fYAcG8tzkxSugCHi