El presidente del Grupo Banco Mundial, David Malpass, instó el lunes a los países del G20, a que permitan a los países más pobres suspender todos los pagos de la deuda bilateral mientras luchan contra el virus.

El estadounidense consideró que los países más pobres del mundo deben tener el apoyo de aquellos que pueden capitalizar más rápido recursos, para que los primeros puedan seguir invirtiendo en los sistemas sanitarios en la lucha contra la pandemia.

Malpass, en un comunicado oficial del Banco Mundial divulgado primero a ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales del G20 y luego al mundo entero por sus redes sociales, dijo esperan que se reciba a bien la solicitud, además de revelar que está en diálogo con varios gobiernos para desplegar ayuda a las naciones más necesitadas.

En ese sentido, dijo que el propio prestamista podría desplegar hasta 150 mil millones de dólares en los próximos 15 meses para ayudar a los países en desarrollo a luchar y recuperarse del coronavirus.

https://twitter.com/BancoMundial/status/1242209840908455939

“Estos son tiempos difíciles para todos, en especial para los más pobres y vulnerables. El Grupo Banco Mundial tiene como primer objetivo brindar ayuda inmediata durante la crisis, según las necesidades de cada país. También es fundamental reducir el tiempo de recuperación y generar la confianza de que los niveles de recuperación pueden llegar a ser elevado", dijo.

Malpass además dijo que los organismos que integran el BM ya liberaron 14 mil millones para responder al covid-19. De esa suma, la Corporación Financiera Internacional pone a disposición de empresas privadas USD 8 mil millones en apoyo financiero que permita tomar medidas con relativa celeridad.

El Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y la Asociación Internacional de Fomento (AIF) ofrecerán dentro de poco tiempo USD 6000 millones para respaldar la atención de la salud.

"Hoy quiero instar al G-20 a la acción. Exhorto a todos los acreedores bilaterales oficiales de los países más pobres a actuar de inmediato para ayudar a los países que reciben financiamiento de la AIF mediante el alivio de la deuda, de modo que puedan concentrar sus recursos en la lucha contra la pandemia", dijo Malpass.

David Malpass, presidente del Banco Mundial.

Según detalló en el comunicado, los 25 países más pobres del mundo -entre ellos Honduras- ya estaban en una situación complicada para pagar las deudas bilaterales, por lo que se dispone a adelantarles 35 mil millones de dólares de la decimonovena reposición de los recursos de la AIF (AIF-19), pero aclaro, que espera entendimiento de los acreedores, que ese dinero no es pagarles a ellos.

"Exhorto a los líderes del G-20 a permitir que los países más pobres suspendan todos los reembolsos de créditos bilaterales oficiales hasta que el Banco Mundial y el FMI hayan evaluado por completo las necesidades de reconstrucción y financiamiento de esos países", cerró Malpass.

Además: Fondo Monetario Internacional se una a iniciativa del BM sobre deudas a países pobres