Las diferentes opciones de pago que ofrecen los negocios hoy en día permiten a los
consumidores tomar la decisión más adecuada conforme a sus posibilidades, presupuesto y visión a corto, mediano y largo plazo y uno de los elemento más usados para ello es la tarjeta de crédito.

Lo más importante es no afectar la liquidez con cualquier tipo de compra. Por ejemplo, si se trata sumas pequeñas es preferible pagarlas de contado para que no se difiera en montos pequeños que tarde o temprano le generarán intereses acumulados junto a otros artículos, que después le será difícil cancelar.

Las necesidades básicas deben constituirse en una prioridad. De la misma manera los servicios que se requieren en el hogar, como la energía, el agua, el pago por telefonía móvil y cable, entre otros.

Lea esta información en nuestra versión PDF:

Lea: ¿Cómo puede salir de la Central de Riesgo? (tunota.com)

El mejor uso de su tarjeta de crédito

Para quienes prefieren ir al supermercado, lo ideal es que aproveche los beneficios que dan algunas tarjetas en el acumulado de puntos o plazos de pago; en tanto, si prefiere ir al mayoreo o feria de consumidor, evidentemente deberá pagar de contado.

No obstante, algunos expertos recomiendan utilizar el dinero plástico dentro de las posibilidades reales de pago que se tendrán a fin de mes. De manera que el valor total de lo consumido sea cancelado por completo y dejar limpio el crédito para la siguiente
compra.

En ocasiones, como ejemplo un cumpleaños, un aniversario, una boda, puede utilizar el dinero plástico, pero evite el largo plazo.

Lea además: ¿En qué consiste el ayuno financiero? | Tu Nota