El puente prometido para facilitar el acceso entre las aldeas que comuniquen a Lempira con Intibucá en el noroccidente del país fue una promesa incumplida.

Ocultas entre la maleza a la orilla del río Negro se encontró material de construcción donado por Austria que estaba destinado a la construcción del puente.

La obra que fue abandonada en el 2014 beneficiaría al menos siete mil habitantes de Camasca, Intibucá y otros seis mil de Lepaera, Lempira.

Los residentes en estas zonas, se han visto afectados en el comercio, transporte y salud.

Puente de hamaca es un riesgo para los pobladores por sus condiciones.

Riesgo

Las 13 mil personas de estos municipios únicamente tienen de opción la utilización de un puente hamaca de madera que no se encuentra en buenas condiciones y es un peligro latente.

Da miedo pasar por allí, porque se puede derrumbar”.

Pedrina Mejía, habitante de Susuma, Piraera, Lempira.
https://youtu.be/mhzDOzRe9IA

Te puede interesar: Lote de medicamento es encontrado botado en casa abandonada en la capital de Honduras