El término déficit comprende la ausencia de algo, mientras que fiscal se refiere a todos los procesos que tienen relación con el Estado.

De esta manera, un déficit fiscal sucede cuando el gobierno ha tenido un gasto que es mayor a los ingresos económicos de su país.

En Honduras, cada año se le teme al crecimiento del déficit fiscal porque demuestra, entre otros aspectos, el mal manejo de los recursos públicos.

Según el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), el déficit ha ido incrementado cada año. Por ejemplo, en el 2018 fue de 2.7 por ciento, en el 2019 llegó al 3.7 por ciento y en el 2020 cerró en 6.7 por ciento.

Lea esta información y otras en nuestra versión PDF:

Le puede interesar: Proyectan que la deuda pública puede llegar a los $16 mil millones en el 2021 | Tu Nota

Más gastos

Para este año se estima un déficit de 6.8 por ciento. El mismo reflejará una elevación de los gastos, así como en el año anterior. Se trata de L38,828 millones menos para el Estado.

Santiago Herrera, gerente de política económica del COHEP, expuso: “lo que preocupa es que el Congreso aprobó el rompimiento de Responsabilidad Fiscal en un año electoral y lo que pasa en un año electoral es que se pierde la disciplina fiscal y cuando esta se pierde vienen los paquetazos”. “Tanto el gobierno como la empresa privada siempre ha dicho que al país no le caben más impuestos, pero sí preocupa que no haya barrera y de manera ilimitada este déficit siga creciendo”, dijo.

Lea: El SAR busca regular el comercio electrónico para evitar la evasión fiscal en Honduras | Tu Nota