Aunque las autoridades del gobierno de Honduras han sido enfáticos en que la población de las ciudades de Tegucigalpa, San Pedro Sula, La Ceiba y Choluteca deben quedarse en casa para evitar contagios comunitarios por coronavirus, lo cierto es que miles de ciudadanos denuncian ya desabastecimiento en el tercer día del toque de queda absoluto.

Con los comercios cerrados, las personas denuncian que no pueden acceder a alimentos, medicinas y la banca, para obtener recursos en efectivo con el que poder hacer las compras, sobre todo aquellos como las personas de la tercera edad que aún no usan comercio electrónico.

"No puedo ir a los bancos, porque solo tengo tarjeta de ahorro", dijo un ciudadano de la tercera edad a La Tarde en la HRN, clamando a las autoridades una veda para abastecerse.

Muchas personas han hecho uso de compras en pulperías, pero estas ya se están reportando desabastecidas en los barrios y colonias, como era de esperarse.

En cuanto a recursos como los combustibles, algunas personas han salido de sus colonias a buscar gasolina, pero apenas unas pocas han podido llenar sus tanques haciendo largas filas de hasta más de una hora.

Muchas personas diabéticas, hipertensas y con problemas renales han denunciado también que necesita llegar a las farmacias para obtener las medicinas que son necesarias para que sigan viviendo.

Sin embargo, existe una necesidad de parte no solo de las autoridades locales, sino mundiales para que las personas eviten los contactos, a fin de evitar contagios.

Tegucigalpa, San Pedro Sula, La Ceiba y Choluteca están bajo toque de queda absoluto, pero hay un estado de excepción para el personal médico, distribuidores de agua, alimentos, tren de aseso y algunos periodistas.

Además: Presidente Hernández pide a los bancos refinanciamientos de las PyMES