El ritmo de la economía hondureña viene decreciendo en los últimos dos años, algo que refleja su impacto en el desempleo que existe en el país, lo que provoca el desequilibrio en la fuerza laboral, por ello es esencial apoyar a la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Mipyme).

Al menos es en lo que se enfocará este año la empresa privada y otros sectores del país.

Honduras urge de una agenda de generación de empleo consensuada entre el gobierno, el Congreso Nacional y el sector privado, considera Mateo Yibrín, presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep).

"En el 2022 la inflación haya quedado en un terreno muy fértil incrementando un cinco por ciento en promedio. También aumentando 400 mil desempleados que generan una tasa de desempleo cercana a un nueve por ciento, que es de las más altas en la región de Centroamérica", dijo Efraín Farach, consultor en negocios y procesos.

Por su parte, Daniel Fortín, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), considera que para seguir generando empleo hay que apoyar a la micho y pequeña empresa.

La empresa privada envió un mensaje a la nación compartiendo sus expectativas para el 2023, donde confían en la reactivación económica, generación de empleo y seguridad jurídica, con el objetivo de que fluya la inversión nacional y extranjera.

Pues en Honduras, además de ser un año de transición, la invasión de Rusia a Ucrania impactó negativamente, junto con la llegada del covid-19.

Por lo anterior, todos los sectores involucrados en la economía del país, esperan que se generen políticas públicas encaminadas a crear oportunidades de empleo, exportaciones que generen divisas, y más.

LEA: La inflación y el desempleo: los grandes retos que Honduras enfrentará en 2023