Las reservas internacionales netas de Honduras continúan registrando un comportamiento a la baja, ubicándose al 30 de mayo en 6,996.4 millones de dólares, según el reporte del Banco Central (BCH).

Esta cifra representa el 4.5 por ciento de cobertura de importaciones de bienes y servicios, pero está por debajo del compromiso del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) de no reducir las reservas a menos de cinco meses de importaciones, según señalan analistas económicos.

La disminución de las reservas internacionales hondureñas desde enero pasado se da a pesar del préstamo de 100 millones de dólares del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para amortiguar su caída, indicó el analista Roberto Lagos.

Lagos expresó a través de publicaciones en su cuenta en la red social X que utilizar el endeudamiento para fortalecer las reservas "es una medida artificial que no resuelve el problema. Lo que se requiere es una política monetaria consistente y creíble".

Comportamiento a la baja

Además, el experto advierte que entre los meses de junio, julio y agosto "se registrarán fenómenos estacionales importantes que presionarán las reservas a caer aún más".

"Ojalá que las autoridades económicas hagan una buena lectura porque, de lo contrario, se podría generar una espiral de incertidumbre que puede desequilibrar otros mercados", expresó el experto en temas económicos.

La disminución de las reservas monetarias podría afectar el acuerdo de tres años alcanzado en agosto pasado por el Gobierno con el FMI, que incluye 830 millones de dólares para financiar políticas de reformas económicas, según advierte el economista Julio Raudales.

Raudales dijo que en la negociación con el Fondo, el Gobierno se impuso la meta de no dejar caer las reservas monetarias a menos de cinco meses de importaciones, lo cual, hasta mayo "no se cumplió".

Las reservas internacionales de 2023 cerraron en 7,070.80 millones de dólares, mientras que en 2022 ascendieron a 8,421.5 millones.