Considerado el "rey de las criptomonedas", Bankman-Fried se encuentra recluido en el Centro de Detención Metropolitano de Brooklyn, en Nueva York, donde permanece JOH desde el 2022 cuando fue extraditado a Estados Unidos por cargos ligados al narcotráfico. Su juicio está programado para el próximo 5 de febrero de 2025.

Además, en el mismo dormitorio está Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública de México que fue condenado a principios de 2023 por ayudar al poderoso Cártel de Sinaloa a introducir más de 50 toneladas de cocaína en Estados Unidos. García Luna está a la espera de su sentencia.

El Centro de Detención de Brooklyn está muy lejos del ático de 30 millones que Bankman-Fried habitaba en Bahamas y en este centro de detención, con Hernández siendo su compañero de celda, el estadounidense ha cambiado las criptomonedas por una nueva moneda: el pez caballa.

Vea también: Narcotraficantes asesinaron a Hilda Hernández porque no pudieron matar a JOH, según su abogado Raymond Colón

Pagos con caballa

Este alimento enlatado ha sustituido a los cigarrillos como moneda de cambio en las cárceles federales de Estados Unidos, después de que los funcionarios prohibieran fumar.

Es por ello que los reclusos, a veces, utilizan bolsas de pescado, que se valoran en 1.30 (32.13 lempiras) en conserva para pagar los servicios que se prestan unos a otros, como por ejemplo, los cortes de cabello.

Muchos reclusos prefieren comprar alimentos, así como ropa y artículos de aseo, a través del economato de la cárcel de Brooklyn.

Una lista de artículos del economato muestra que la mantequilla de maní cuesta 4.15 dólares (102.56 lempiras), un par de tenis deportivos 79.95 (1,975.84 lempiras) y un reproductor MP3 88.40 (2,184.67 lempiras).

Según público The Wall Journal Street, poco antes de ser declarado culpable, Bankman-Fried intercambió algunas bolsas de caballas con otro recluso, a cambio de un corte de pelo de su característico estilo.

El fundador de FTX, una plataforma de intercambio de criptomonedas, ha estado en la cárcel desde que un juez federal revocó su libertad bajo fianza en agosto pasado, tras encontrar causa probable de que intentara intimidar a testigos, una afirmación que Bankman-Fried negó.

A principios de noviembre, un jurado tardó sólo unas horas en declararle culpable de robar miles de millones de dólares a clientes de FTX y estafar a inversores y prestamistas.

Está previsto que sea sentenciado el 28 de marzo, tras lo cual se trasladará a una prisión federal para cumplir su condena.

Lea: Caso JOH: defensa dice a juez Castel que Fiscalía bloquea acceso a información clasificada

Bankman-Fried y JOH: una amistad tras las rejas

El abogado defensor de Juan Orlando Hernández, Raymond Colon, relató a The Wall Journal Street que su cliente y Bankman-Fried han mantenido conversaciones cordiales en la cárcel.

Colon dijo que la escasez de personal puede conducir a la cancelación de las horas de visita, pero que Hernández generalmente no se queja de las condiciones.

A Bankman, al contrario, le permiten visitas de no abogados una vez a la semana y tiene acceso a un computador portátil especializado que le permite revisar material jurídico. Mientras que al exmandatario hondureño solo se le permite la visita de Colon.

"Desde luego, no es un hotel", puntualizó el abogado defensor de JOH, sin brindar más detalles sobre las condiciones carcelarias.

Según un abogado de Bankman-Fried, el empresario subsistió inicialmente a base de mantequilla de maní, pan y agua porque la cárcel no se "adaptaba a su dieta vegana".

También tuvo problemas para conseguir la dosis adecuada de Adderall, un tratamiento para controlar los síntomas de trastorno de déficit de atención con hiperactividad.

Su acceso a la comida y a la medicación se ha resuelto desde entonces. Recibe comida vegetariana en la cárcel, de acuerdo a una persona familiarizada con el asunto.

Los reclusos del centro de detención suelen estar confinados en su unidad y no se mueven libremente por las instalaciones. En lugar de comer en una cafetería común, como en algunas prisiones de Estados Unidos, las comidas se entregan en unidades individuales.

Vea además: Raymond Colon, abogado de JOH, confirma que sigue en el caso: 'La lealtad no se compra y yo no la vendo'