El guatemalteco, nacionalizado estadounidense, estafó a Honduras con la venta de hospitales móviles -comprados de emergencia- para la atención de la pandemia del covid-19.