El futuro de la exsecretaria de Finanzas, Rocío Tábora, todavía es incierto. De los dos delitos que le imputan a la exfuncionaria, uno es de inhabilitación para ejercer cargos públicos y el otro, en caso de que la pena no supere los cinco años, puede ser conmutable. Se le acusa de violación de los deberes de los funcionarios y fraude.