La eventual sequía que se espera producto del fenómeno de El Niño y la posible escasez de lluvias durante 2023 pueden generar un decrecimiento de entre 5 % y 10 % en la producción de granos como maíz y frijol, según la tendencia que se ha dado en los últimos cinco años.