El expresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Augusto Aguilar, consideró que ante esa situación hay un enorme riesgo de "venta de credenciales" a los partidos que tienen recursos para comprar dichas representaciones.

Esto debido a que "la mayoría de los partidos no tienen capacidad para reunir todos los cargos en las mesas electorales".

"Al comprar la credencial quien va a estar en la mesa no es un representante del partido pequeño, sino uno del partido que la compró. Este es el futuro que se espera si no se aprueba la nueva ley electoral”, advirtió Aguilar.

El abogado explicó que la normativa no ha sido aprobada en el Congreso Nacional debido a que: “nos dijeron que era el grupo de diputados afines al Ejecutivo y al
candidato presidencial nacionalista, los que pusieron la tranca al vagón para que no continuara el proceso de aprobación".

Lea: 'No hay voluntad política para aprobar nueva Ley Electoral', denuncia ASJ; diputada Doris Gutiérrez señala que la normativa 'no es la gran cosa' | Tu Nota

Lea esta información y ms en nuestra versión PDF:

La ley fue consensuada

Aguilar recordó que la nueva ley electoral fue consensuada por los tres partidos que estaban representados en la comisión técnica conformada por seis: dos del Partido
Liberal, dos del Partido Nacional y dos de Libertad y Refundación (Libre).

"Donde hubo una pequeña diferencia fue en la integración de las mesas", dijo, al hacer referencia que la posición de Libre y Liberal era que fueran tres propietarios y dos suplentes; mientras, el Partido Nacional quería que fueran cinco propietarios (tres de los principales partidos políticos y dos distribuidos entre el resto).

"Así es como la ley llegó a la comisión de dictamen y así se consensuó, con la excepción de unos cinco artículos. Cuando se envió al pleno del Congreso hubo un grupo
de diputados que no quisieron que se aprobara, sobre todo por esos artículos que no habían consensuado bien", remarcó.

Escenario vigente. Aguilar ejemplificó que si hay 14 partidos políticos inscritos que van a participar en las elecciones de noviembre, esos 14 tendrán que tener un propietario y un suplente en cada mesa electoral.

"Cada partido político debe tener por lo menos 28 representantes por mesa; 14 propietarios y 14 suplentes". Cada partido ocuparía unas 40 mil personas (20 mil propietarios y 20 mil suplentes para cubrir todas las mesas. En todo el país se ocuparían 600 mil personas, aproximadamente”, señaló.

Dentro de ese ejemplo, Aguilar comentó que de esos 14 partidos, solo unos cinco, siendo optimistas, podrían reunir los 20 mil integrantes propietarios para las mesas.

Reiteró que la propuesta ha sido que los propietarios sean de los tres partidos mayoritarios y los otros dos suplentes serían distribuidos entre el resto del partido: “pero al final creo que el Partido Liberal y Libre aceptaron que fueran cinco propietarios y cinco suplentes, pero ahora no van a ser cinco y cinco, sino que 14 propietarios y 14 suplentes, y si no se aprueba la nueva ley así quedaría. Porque así esta establecido en la ley que se aprobó en mayo del 2004”, finalizó el abogado.

Lea: Analista Edgardo Rodríguez considera a Nasralla como 'la fuerza más importante de la oposición', por sobre Libre y el Partido Liberal | Tu Nota