En las elecciones generales celebradas el 28 de noviembre en Honduras se habilitaron 18,936 Juntas Receptora de Votos (JRV) en 5,728 centros de votación, en donde participaron más de 5.1 millones de ciudadanos.

Una vez cerrado el proceso de votación, los miembros de las JRV proceden a contar los votos y macas de las urnas y consignar los resultados en un acta.

Las JRV está integrada por un presidente, un secretario, un escrutador; asignados por los tres partidos políticos más votados a nivel presidencial en las últimas elecciones primarias.

Mientras que los dos cargos restantes serán nombrados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) a propuesta de los demás partidos políticos en la contienda.

El presidente y los demás miembros integrantes de la Junta verificarán el estado de las urnas y se cubrirá la ranura por donde se depositan las papeletas electorales.

Las papeletas no utilizadas o los sobrantes de los niveles lectivos de diputados y alcaldes se guardarán provisionalmente en la maleta electoral, solo se dejarán los documentos y materiales electorales necesarios para iniciar el escrutinio del nivel presidencial.

La votación de las elecciones generales en la JRV dio inicio a las 7 pm a nivel nacional. Foto: TVC

Escrutinio público

Según la Ley electoral de Honduras, el escrutinio en las JRV es obligatoriamente público, los ciudadanos pueden presenciar el desarrollo del mismo.

Sin embargo, estos no deben obstaculizar en el ejercicio de las funciones de los miembros de las JRV.

Además, deben de permanecer a una distancia no menor de cuatro metros de las Juntas y no hacer proselitismo de cualquier tipo.

Según la Ley Electoral, los miembros de las JRV que no permitan o impidan que el escrutinio se celebre de manera pública incurrirán en responsabilidad penal.

Lea también: Elecciones y democracia representativa en Honduras

Proceso de escrutinio

Los miembros de las JRV serán los encargados de analizar y resolver, como parte del proceso de escrutinio, si un voto es válido, de acuerdo ciertas pautas de la normativa electoral.

Reglas que debe de seguir el escrutador

Cuando el escrutador encuentre una papeleta electoral que contenga manchas o impresa con defectos que impidan calificar las marcas colocadas en las mismas, se deben someter a una nueva revisión.

Y cuando en una urna aparezca un papeleta distinta a la que le debe corresponder, el escrutador debe de entregar la boleta al presidente de la Junta, quien a la vista de los demás miembros conservar.

Esta papeleta será escrutada cuando toque el turno de la revisión del nivel electivo correspondiente.

Cuando se encuentre dos o más papeletas entrelazadas, se deben apartar tal como se encontraron.

Estas boletas serán escrutadas si se verifica que son las que hacen falta para completar la cifra de personas ejercieron el voto.

Es decir, si en el nivel de diputados fueron a votar 100 personas, pero hay tres paleteras entrecruzadas y 97 no, estas tres sí serán contadas porque son las que hacen falta para completar el número de votantes.

Cientos de hondureños se hicieron presente a las urnas para ejercer el sufragio. Foto: TVC

Finalizado el escrutinio

Concluido el escrutinio y el llenado de actas, los miembros de la JRV se trasladarán al centro de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), ubicados en los centros de votación, con el acta de cierre original, para el escaneo, verificación, y transmisión simultanea de la imagen y los datos al centro de procesamiento del CNE.

Tres horas después de haberse terminada la votación en las JRV, el pleno de magistrados del CNE darán los primeros resultados preliminares.

Hasta el 28 de diciembre se termina el plazo por Ley para que el CNE haga de manera oficial, en el Diario Oficial La Gaceta, la declaratoria de los ganadores de las elecciones.

El presupuesto aprobado para celebrar los comicios electorales del 28 de noviembre fue de 1,900 millones de lempiras.

También le puede interesar: Guía electoral: Así se desarrollarán las elecciones generales del 28-N en Honduras