El joven, llamado Mario Fernando, personifica la firmeza y determinación de las madres hondureñas para sacar a sus hijos adelante.

A sus 18 años de edad, Mario continúa sus estudios y ayuda a su madre en el pequeño negocio familiar que tienen juntos.

Su compromiso que con el estudio y el patriotismo lo demostró este 15 de septiembre, cuando fue captado vendiendo linchas antes irse a desfilar.

El caso llegó hasta Educación, que le brindaron una beca social que le permitirá completar sus estudios.

Adicionalmente, la Secretaría también costeará la operación que Mario necesita.

Los compañeros de colegio de Mario se llenaron de lagrimas al darse cuenta de la noticia.

"Hemos estado apoyando la operación de Mario, hemos hecho muchas actividades en el colegio para apoyar a nuestro compañero y hoy me emociona mucho, me siento orgullosa de Mario", señaló una de sus compañeras.

Por su lado, la madre del joven, se mostró conmovida, expresando que nadie la había ayudado antes.

"Nunca me han ayudado en nada, me siento emocionada", dijo.

Lee: Con tambores de lata y tres pequeñas pomponeras; el tierno desfile en una aldea hondureña