Un hondureño de 22 años, que responde al nombre de Erick Bautista Irías-Zepeda, fue sentenciado a un año en una prisión federal después de ser detenido en un operativo en Lafayette (Luisiana) en portación de un arma de fuego comprada de manera ilegal, además de unos gramos de drogas.

El detenido fue notificado como culpable y condenado a un año de cárcel por el fiscal de los Estados Unidos David C. Joseph, tras que el primero aceptara todos los cargos incluyendo que sabía que, pese a su condición migratoria ilegal, era ilícito comprar un arma de fuego.

Temas relacionados

Irías -Zepeda era un pasajero en el vehículo donde los agentes de la policía de Lafayette encontraron una pistola de calibre 40 de Smith & Wesson, 12 rondas de municiones de calibre 40 y aproximadamente un gramo de marihuana en el piso del pasajero dentro del vehículo.

El hondureño admitió haber comprado el arma tres semanas antes por $ 200 y admitió que sabía que era ilegal para él hacerlo. Después de que Irías-Zepeda cumpla su sentencia de prisión, estará sujeto a procedimientos de deportación.