En una reunión familiar pueden surgir grandes ideas que provean ingresos para el hogar. Si se colocan en el centro todos los talentos que posee cada integrante el resultado puede ser de mucho provecho, como el emprendimiento de la familia Alvarado Acosta.

Son oriundos de Tegucigalpa y con el diseño, fotografía, serigrafía y más productos han logrado formar su negocio Imagen Color, que inició en un establecimiento físico, pero debido a la pandemia tuvo que cerrar y se trasladó a las ventas en línea para sobrevivir: ¡Lo lograron!

Lea: Denis Aguilar ofrece 'vuelo de águila' para entregas en la capital

Alexandra Alvarado, una de las integrantes de la familia, explica a tunota que llegado el momento de necesitar el ingreso para la familia, no se pensó dos veces y vencieron el miedo al fracaso. Entonces, emprendieron con actitud positiva.

“Antes (de la pandemia) teníamos una tienda en el mercado Zonal Belén. Nos afectó a tal punto que perdimos clientes de muchos sectores del país que venían a visitarnos y no tenían otra forma de comunicarse con nosotros", recuerda.

Variedad

Dentro de la amplia lista de productos que ofrecen está la personalización de varios artículos, entre ellos camisas, mamelucos, tazas, cojines, cristales, botes, jarras y llaveros, detalla Alexandra.

Dentro de la variedad de productos, ofrecen vasos personalizados. Foto: Imagen Color.

Antes daban servicio fotográfico, toma de fotografías tamaño carnet, visa, pasaporte, ampliación de fotografías, enmarcados, servicio secretariales y siempre personalizaban artículos.

"Pero con las ventas en línea evidenciaron un crecimiento, tanto en clientes como en variedad de productos", añade Alvarado.

El apoyo de amistades y demás familia ha sido importante, pues “ayudan a vender parte de nuestros productos, a ellos se les brinda un precio especial y así ellos también generan su propio ingreso”.

Este es un artículo de la versión impresa de tunota. Lea más noticias relacionadas.

Los servicios pueden ser contratados a través de sus redes sociales.

Confianza

 Marcela Alvarado, otra integrante de la familia, menciona que una de las claves para continuar creciendo es que son una familia de fe y que ponen el negocio en manos del fiel y Todopoderoso.

“Él nos ha dado el talento y sabiduría para poder administrar el negocio de la mejor manera. También, brindar la mejor atención a nuestros clientes, y vender un producto de calidad”, dice Marcela.

El pensamiento que prevalece es que si ellos pueden, los demás también; pero aconseja poner a Dios delante de todo lo que emprendan.

“Al principio siempre es difícil, porque el trayecto parece no tomar forma; pero con persistencia y actitud se pueden lograr muchas cosas", concluye Marcela.

Nunca hay que darse por vencido. Hay que llegar hacia la meta que nos proponemos. Los tiempos son difíciles, pero Dios siempre abre puertas para poder empezar con algo nuevo y poco a poco se ven los frutos”.

Marcela Alvarado Emprendedora de Imagen Color